Fútbol y rock: El mundo es redondo como un balón o como el bombo de una batería

Pasiones distintas, con nacimientos cercanos, pero que vieron la luz en los 60. Inglaterra, la histórica cuna del balompié, levantó la copa mundial por primera vez en 1966 con un fondo cultural que explotaba de expresiones artísticas y rock and roll. Años más tarde la relación rock-fútbol no sería tan distante.
Composición: EL PERFIL

Los futbolistas no podrán ser rockeros, pero los rockeros han tenido siempre algo de futbolistas. Es quizá la personalidad histriónica o la pasión que mueve masas en la que convergen la música y el fútbol, expresiones culturales que son tendencia en muchos países. 

En Europa, los ingleses entusiastas de Pink Floyd formaban el Pink Floyd Football Team (PF FT), un pasado futbolístico que quedó en afición. Queen, con Mercury a la cabeza, sentían una gran admiración por el ídolo Diego Armando Maradona, quien, además, compartió escenario con la banda inglesa, y los Beatles con apariciones tímidas de jugadores de fútbol ingleses en las portadas de sus discos. Sin embargo, Latinoamérica fue también influenciada. En Argentina, Fito Páez, Andrés Calamaro y los Fabulosos Cadillacs, honraban al fútbol dedicándole líneas de canciones.  En México, sucedía lo mismo con el vocalista de El Tri, Alex Lora. En Chile, el famoso “Rock del Mundial” de 1962 fue entonada por la banda chilena The Ramblers.

Es en Perú, en donde la relación rock-fútbol se ve más lejana. La selección peruana que clasificó al mundial de México en los 70 fue recordada por el clásico “Perú Campeón” y en Argentina del 78, nos dejó el “Contigo Perú”, una polka y un vals peruano totalmente opuestos al sonido de la guitarra eléctrica y una batería resonante. De la selección peruana de fútbol, se tiene una percepción criolla. El director y compositor peruano Tito Manrique menciona que “la salsa se ha convertido en el sello de identidad del peruano”. Al igual que la música criolla, tiene un efecto que lo relaciona con el fútbol. 

Y aunque, cuando se piensa en el equipo peruano de fútbol, el rock no tiene mucho protagonismo, es el líder del grupo, el profesor Ricardo Gareca quien se ha reconocido como eterno amante del rock. Los prejuicios dirían: propio de un argentino. Y es que el “Tigre” Gareca manifestó al periódico colombiano El Tiempo, ser fanático de Queen, Rod Stewart, Bon Jovi, Aerosmith y Gun’s and Roses. Sin obviar, claro, a sus compatriotas: Charly García, Soda Stereo y Andrés Calamaro. Si no es el fútbol, es el rock, pero ambas cosas están impregnadas en el técnico de la selección peruana. No solo el gusto, el estilo de “El flaco” se ha caracterizado por una apariencia a estilo de estrella de rock, la responsable: su intocable cabellera. 

Si el rock no está en el fútbol, el fútbol está en el rock. Tras 36 años sin participar en un mundial, Perú clasificó a Rusia del 2018 y algunas bandas peruanas de rock compusieron canciones para los seleccionados, entre ellos, la banda Rafo Raez y Los Paranoias con “Guerreros del Gol”; la banda cuzqueña Los Motteros con “Vamos todos al Mundial” y la del músico arequipeño Percy Ballivián con “Perú al Mundial Rusia 2018”.

Enlaces patrocinados
Todavía no leíste
Total
1
Compartir