Recolectan firmas para destituir al abogado de presuntos violadores

Defensor de acusados dijo que a la víctima “le gustaba la vida social”. Es detestado como Bascuñán.
Abogado de violadores de surco

En menos de dos semanas, la unión de los peruanos se ha hecho notar, pero esta vez no en el fútbol. El machismo y los prejuicios siguen vigentes y estas se reflejaron en las polémicas declaraciones de Paul Muñoz, abogado de uno de los cinco jóvenes acusados de violación grupal en Surco. 

“La señorita es… una persona… digamos, le gustaba la vida social” fueron las palabras que indignaron al país. El abogado no fue el único en expresarse así de la victima de 21 años. Hay otros quienes compartieron su opinión, comentando en las redes sociales. La mayoría, sin embargo, rechazó estas declaraciones y al mismo estilo de Bascuñán, recolectan firmas para destituirlo.

El ciudadano Sebastián Quijada inicio esta campaña, a través del portal web “change.org”. La encuesta ha recolectado más de 21 mil firmas y esperan llegar a las 25 mil para que el Colegio de Abogados de Lima (CAL) destituya a Paul Muñoz. Asimismo, en Twitter, la tendencia en Perú fue “a mí me gusta la vida social”, donde ciudadanos y ciudadanas alzaron su voz para protestar contra estas declaraciones y el abuso sexual contra la mujer.

Lo cierto es: tener vida social no justifica al violador. Culpar a la víctima, deshumaniza a la población. El machismo y los prejuicios no pueden normalizar estas agresiones contra la mujer. Debemos eliminarlas y pensar en el bien común, ayudando a quienes más lo necesitan, las víctimas y sus familiares.

Las feministas no se equivocan cuando se quejan de los abusos de la sociedad, con sus comentarios machistas, cuyas intenciones buscan convertirlas en culpables de su propia denuncia. Mientras que, en el ligero avance de la gestión política o judicial, siguen gobernados por la impunidad de los acusados.

En Ayacucho, Ica y Cusco se reportaron otros casos de violaciones múltiples. Desde el mes agosto hasta la fecha, tres víctimas denunciaron en los medios de comunicación que fueron ultrajadas por dos o más personas, de las cuales solo un sujeto se encuentra detenido, y los demás libres. Las víctimas no solo tienen que lidiar con las secuelas post traumáticas, sino buscar su justicia. En nuestro pais, estos procesos son lentos, desde antes de la pandemia. 

Una vez más, al Perú se le califica como el país de los violadores, chip que debemos eliminar porque todos los peruanos no son violadores. Hay que eliminar también esa idea dañina que aún persiste de que las mujeres son un objeto sexual.

El país tiene que avanzar y no llegar al Bicentenario con las mismas ideas machistas y los prejuicios sociales. Esta unión de los peruanos puede ayudar en educar a la población, además, de exponer y viralizar a los violadores, los monstruos de la sociedad.

Enlaces patrocinados
Total
12
Compartir