Identidad y diversidad

“Entre las sombras arden mundos”: Cortometraje colombiano queer triunfa en Clermont-Ferrand

La historia de Ramona y su hijo en una noche llena de aventuras explora la búsqueda de identidad, la liberación de las normas sociales y la diversidad.
David Sánchez
Escuchar este artículo
Audio generado con inteligencia artificial. Debido a la naturaleza del proceso, pueden presentarse pequeñas variaciones en las pronunciaciones. Para una experiencia óptima, recomendamos revisar el contexto o consultar la transcripción si surgen dudas.

El Festival de Clermont-Ferrand, Francia (2-11 de febrero), uno de los eventos más destacados en el mundo del cortometraje, ha sido testigo del surgimiento de joyas cinematográficas que desafían convenciones y exploran nuevas fronteras narrativas. Entre ellas, destaca “Entre las sombras arden mundos”, dirigida por el talentoso colombiano Ismael García Ramírez, que no solo ha cautivado al público, sino que también ha sido galardonada con el prestigioso premio al mejor cortometraje queer.

La trama de este cortometraje nos sumerge en un viaje emocional a través de los ojos de Ramona, una mujer que, recién abandonada su hogar, se aventura en un barrio desconocido. En este entorno, se reencuentra con su hijo y, en busca de refugio, se sumerge en una noche llena de encuentros y vivencias junto a él y sus amigos.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Lo que sigue es un recorrido por las calles nocturnas, montados en motocicleta, sumergiéndose en fiestas y conversaciones profundas sobre temas que trascienden los límites de lo convencional. Drogas, sexo y otros aspectos de la vida contemporánea son abordados con una franqueza que desafía las normas sociales, particularmente cuando provienen de la figura materna.

Lo más notable de “Entre las sombras arden mundos” es su estilo visual distintivo. Ismael García Ramírez opta por un constante desenfoque de las imágenes, creando un ambiente onírico que nos sumerge en un mundo de sueños y realidades entrelazadas. Esta técnica no solo es estéticamente llamativa, sino que también refuerza la atmósfera surrealista y evocadora del cortometraje.

El film es más que una historia sobre una madre y su hijo en una noche de aventuras. Es un retrato íntimo de la búsqueda de identidad, la liberación de las normas sociales y la exploración de los límites de la experiencia humana. La narrativa queer se entrelaza con la exploración del individuo en un entorno marginalizado, creando un diálogo poderoso sobre la diversidad y la aceptación.

Compartir
Sobre la firma
Seguir:
Crítico de cine, especializado en cine latinoamericano. Es miembro de la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica (FIPRESCI) y de l'Académie des Lumières, de la prensa internacional en Francia.
Recibe nuestro contenido en Google News Síguenos en Síguenos en Google News
Suscríbete a nuestro canal de WhatsApp Suscríbete en Suscríbete en WhatsApp