Mastodon
Este artículo es de hace 5 años

Radiografía de la salud

María Ynés Aragonez
Escuchar este artículo
Audio generado con inteligencia artificial. Debido a la naturaleza del proceso, pueden presentarse pequeñas variaciones en las pronunciaciones. Para una experiencia óptima, recomendamos revisar el contexto o consultar la transcripción si surgen dudas.

Uno. A inicios de enero, la oficina de Transparencia y Anticorrupción del Ministerio de Salud informó que había descubierto a 14 médicos abandonando sus puestos, en horario de trabajo pagado por el Estado, para atender a pacientes en consultorios particulares cercanos a los hospitales. ¿Cuántos casos más habrá por allí sin que los conozcamos?

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Dos. Recordemos que el gobierno de PPK se inauguró con una denuncia contra su asesor en Salud, el cuestionado médico Carlos Moreno, quien aprovechó su condición de consejero presidencial y responsable del Centro de Referencia Nacional en Gastroenterología del hospital Arzobispo Loayza para favorecer irregularmente a privados, en el marco de un convenio suscrito entre el SIS y el Arzobispado de Lima.

Estas son solo dos situaciones relacionadas entre sí, de una u otra manera. Pero todos los días, en los hospitales del Estado, se trafica con tarjetas y recomendaciones de consultorios, laboratorios, y servicios de diagnóstico por imágenes privados, a donde los pacientes son derivados prácticamente sin alternativa.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

En los establecimientos del Ministerio de Salud y EsSalud, las citas se dan mañana, tarde o nunca, angustiando y deprimiendo a quienes sufren alguna dolencia. Y esto se suma a esa difundida leyenda urbana que pregona que “en los hospitales públicos matan gente”.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Es necesario reconocer que, en paralelo, profesionales de la salud con vocación de servicio hacen ‘milagros’ médicos casi todos los días en diferentes puntos del país, investigan y se dedican a sus pacientes. Los buenos médicos que vienen de la práctica pública tienen escuela y son los mejores.

Sin embargo, como la corrupción es la madre de todos los males, el mercantilismo, el individualismo y el afán de “riqueza” a cualquier costo copan los espacios de salud, dejando en el limbo a un sector de la población que no tiene adonde recurrir y que, algunas veces, sólo le queda sentarse a esperar la muerte.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

En el Perú, somos 31.7 millones de habitantes. De ellos, EsSalud tiene 11.3 millones de afiliados y se estima que otros 14 millones de personas se atienden en el SIS y seguros privados. Estas cifras dejan una franja de alrededor de 6 millones de peruanos que no tiene a dónde acudir.

El presupuesto del sector Salud creció de S/. 16,000 millones en 2018 a S/. 18,000 millones para 2019, con un incremento de 13,7%. Esto representa el 10.8% del presupuesto total.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

El 22 de enero, el SIS aprobó la transferencia económica de S/. 1,024 millones a los hospitales e institutos especializados, centros de salud de Lima Metropolitana y establecimientos de salud de 21 gobiernos regionales. Con este presupuesto se debe garantizar el abastecimiento oportuno de medicamentos, insumos y material médico para la atención de los afiliados.

Lograr que estos recursos se gasten con eficiencia es también nuestra responsabilidad. Impulsemos acciones de vigilancia social que exijan calidad, transparencia, buen trato y decencia (sobre todo, en la compra de insumos, medicamentos y equipos) y denunciemos al “médico” que te entrega la tarjeta “para que te cures más rápido”.

Síguenos en Google News
Lo último
Lo más leído