Suspenden 147 líneas por llamadas malintencionadas a las centrales de emergencia

Martín Vizcarra informó que se han detectado hasta 32 llamadas hechas por un mismo usuario.

En pleno Estado de Emergencia por el coronavirus, las llamadas malintencionadas a las centrales de urgencias e información siguen en aumento.

El presidente de la República, Martín Vizcarra, informó que, hasta el día de hoy, 147 líneas telefónicas, con sus planes de datos de internet, fueron suspendidas por incurrir en esta falta.

“Es inaceptable que se sigan cometiendo este tipo de actos que lo único que ocasionan es dificultar el trabajo del personal abocado a la atención de la emergencia”, sostuvo el Jefe de Estado, tras remarcar que el Ejecutivo, a través del Ministerio de Transportes y Comunicaciones continuará sancionando esta falta con la suspensión del servicio por un plazo de 30 días.

Según los reportes oficiales, en un solo día, tres personas realizaron llamadas malintencionadas a las centrales de emergencia. Se han detectado hasta 32 llamadas hechas por un mismo usuario. Los dos restantes realizaron 23 y 13 comunicaciones falsas, respectivamente.

Las más perjudicadas por las llamadas malintencionadas durante la vigencia del referido Decreto de Urgencia son: la central 100 del MIMP, central 105 de PNP, SAMU 106, central 113 Infosalud, central 115 INDECI y central 117 EsSalud.

Más líneas por sancionar

Se informó que, hasta el momento se encuentran en proceso la suspensión de 23 líneas más, que ya fueron identificadas. 

El MTC señaló que las empresas operadoras de telecomunicaciones que no suspendan todo el tráfico saliente están sujetas a multas que van de 51 UITs a 150 UITs.

Sigue a El Perfil en
Te puede interesar

La anemia mata

El Plan Multisectorial para combatir la anemia (Decreto Supremo No 068-2018-PCM), aprobado el 3 de julio del año pasado, declara de prioridad nacional la lucha contra este mal en niñas y niños menores de 3 años. Y, en esa línea, son muchos los profesionales, funcionarios y trabajadores estatales que se han comprometido con esta política pública. Pero ¿qué falta para ver resultados palpables? Por: María Ynés Aragonez