Mastodon
Este artículo es de hace 6 años

El perfil de Pedro Aquino

Cuando Perú necesitaba de un Paolo Guerrero llegó Pedro Aquino para quedarse. Con dos goles incrustados en la mente chilena, de acá hasta la Copa América, se ha convertido en el referente de gol para los próximos partidos de la bicolor.

EL PERFIL
Por EL PERFIL
Escuchar este artículo
Audio generado con inteligencia artificial. Debido a la naturaleza del proceso, pueden presentarse pequeñas variaciones en las pronunciaciones. Para una experiencia óptima, recomendamos revisar el contexto o consultar la transcripción si surgen dudas.

Pedro Jesús Aquino Sánchez nació en el poético mes de abril, en una mazamorrera Lima, chico de barrio con aprietos y necesidades económicas urgentes. Veintitrés años pasaron y es el futbolista de la blanquirroja preferido. Era el suplente de banco dorado y ahora muchos lo consideran de titular y hasta añoran la cinta de capitán en su brazo.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Aquino tiene el color de las puestas de sol de Piura; su mirada viva a contraste y los cabellos de corte ‘cepillo’ que lo hacen rebelde que esconden al niño, apoyado en su pasión por unos padres que consideraban los sueños de Pedrito antes que los propios.

Ya en el calle, en el rodar de la pelota y la vereda, a diferencia de sus compañeros en el barrio, Pedrito jugaba con los más grandes. No achicaba, iba al frente, el apetito por la victoria era su dupla infalible en el pase gol.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Sus padres, en el sacrificio, le compraban sus pelotas. Como no alcanzaba, peloteaba con la parchadita, de rigor, con chimpunes descartables, y al final de los partidos los destruía.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Estudió en el colegio José Carlos Mariátegui la Chira, donde destacó su espíritu noble. Aquino empezó con sus pichanguitas en el colegio. Llegó al Sporting Cristal, y cambió su vida. Días interminable de entrenamientos, ayudado por sus padres, otra vez, y por un sueño nacional De ahí fue el mejor jugador del 2016, cuando campeonó con Sporting Cristal.

“Algún día iré al Mundial jugando con el equipo de mi hermoso Perú”, le decía a sus padres, de pequeño. Fue uno de los jugadores que sobresalió en la blanquirroja de Ricardo Gareca en Rusia 2018. Ese tiro al palo, frente a Francia, es considerado un momento clave, cuando la diosa fortuna le negó un gol histórico. Aquino se veía venir.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Ahora destacada en el León, de México. Y, cómo no, en Santiago, donde muchos apagaron los televisores cuando a los 85 minutos cerraba la goleada de Perú frente a Chile, en el Clásico del Pacífico, en Miami.

Síguenos en Google News
Lo último
Lo más leído