Generación B

Jesús Raymundo: “En los colegios se leen libros por obligación”

El Doctor Tilde es el editor de “Generación B. Jóvenes de la esperanza”, libro que congrega veintiún perfiles y crónicas de jóvenes que se encuentran redibujando el rostro del Perú.

Por un momento, Jesús Raymundo, conocido como el Doctor Tilde, dejó de lado la labor de corrector de textos para sumergirse en la aventura de convocar un cuadro compuesto por veintiún periodistas que amamantan un género que los medios han condenado al destierro: el periodismo narrativo. De esa misión, que nació a inicios del año del bicentenario peruano, se desprende el libro “Generación B. Jóvenes de la esperanza” (Artífice Comunicadores, 2021).

LA GENERACIÓN BICENTENARIO

¿Por qué publicar un libro en pandemia cuando la industria editorial ha sido uno de los sectores más golpeados?

Porque la lectura sigue siendo tan importante como el alimento. En estos tiempos pandémicos, donde hay cierta desesperanza o hasta depresión, la lectura nos libera y nos permite tomar las cosas con más calma. La aparición de “Generación B” coincide con el bicentenario del Perú y con cómo los jóvenes están viviendo esta pandemia, y cómo sus historias ayudan también a otras generaciones de peruanos a superar estos momentos difíciles.

¿Qué otras motivaciones tuvo para editar esta publicación?

La editorial Artífice Comunicadores, creada hace seis años, se caracteriza por mostrar una propuesta distinta. De hecho, las casas editoras que han publicado sobre el bicentenario se han dedicado a hablar del pasado, de todo lo que ya se conoce. Nuestra mirada no es hacia el pasado, sino al presente, que es tan complejo. Así, nos encaminamos al futuro.

En una entrevista publicada con el diario “Perú 21” dijo: «Con los jóvenes del bicentenario vienen los grandes cambios». ¿A qué cambios se refiere?

A varios aspectos. Observo que los jóvenes del bicentenario usan herramientas tecnológicas, como las redes sociales, para revalorizar el quechua, la lengua que ha sido muy relegada por las generaciones anteriores. Existen también nuevas miradas sobre el emprendimiento social, los derechos humanos, la eliminación de la violencia contra la mujer, entra tantas acciones que nos devuelven la esperanza. Cuando se habla de deporte, siempre se mira al fútbol. Sin embargo, hoy se tiene deportistas que destacan en otras disciplinas. Los jóvenes están derribando mitos, como el que es imposible construir una mejor sociedad.

Si existe la generación bicentenario, ¿quiénes la conforman?

Este término es un rótulo que surgió para referirse a los jóvenes que participaron en las marchas de noviembre pasado. En el libro mostramos los rostros de la generación del bicentenario, es decir, mostramos a los jóvenes que tienen una mirada más plural, más abierta, más inclusiva. Esa es la generación del bicentenario. Son los peruanos que están reescribiendo la historia del país.

Jesus Raymundo 2ED scaled 1

PERIODISMO NARRATIVO

¿Por qué eligió el periodismo narrativo en una sociedad que hoy no practica el hábito de lectura?

Como los medios de comunicación impresos y digitales ya no cobijan el periodismo narrativo, los libros se han convertido en el refugio del buen periodismo. Por eso, las obras que publicamos se relacionan con el periodismo narrativo, porque es un género que tiene mucha riqueza para acercarnos a la lectura y conocer mejor nuestra realidad.

¿Cuál es la situación del libro y el hábito lector en la actualidad?

Para un gran sector de la población, los libros no son productos de primera necesidad. Otros piensan que el libro se ha convertido en un producto accesible solo para ciertas mentes elegidas. Paralelamente a esto, de acuerdo con las estadísticas, leemos menos de un libro al año. No entendemos lo que leemos, a pesar de la implementación del Plan Lector en la Educación Básica Regular. Los resultados son un fracaso. En los colegios se leen los libros casi por obligación.

¿Qué criterios consideró para convocar a las y los cronistas que escriben para esta publicación?

La equidad. El libro reúne a diez cronistas hombres y once cronistas mujeres, una de ellas es transgénero. Otro criterio ha sido integrar a cronistas de diversas generaciones, algunos incluso debutan como coautores. Además, se trabajó con periodistas de diversas ciudades del país, que tienen distintos estilos y miradas.  Cuando revisamos el libro, no se repiten los temas. Por el contrario, hay pluralidad y variedad. Hemos reunido a veintiún voces para una gran sinfonía.

¿Por qué solo participan veintiún cronistas y no más?

Se definieron solo veintiún cronistas por el año 2021. Es un tema referencial. Nos gustaría mostrar más de la generación del bicentenario. Hay historias que han quedado fuera y algunos autores no han podido participar por varios motivos. En algunos lugares, desde nuestra investigación, no hemos encontrado cronistas y eso no nos permitió incluir nuevas voces. Esto significa un reto para que algunos periodistas se animen a incursionar en el periodismo narrativo.

Esta obra ratifica la vigencia del periodismo narrativo; pero, en su experiencia como editor, ¿a qué se debe que las editoriales peruanas no publican con frecuencia textos de esta corriente periodística?

Lo que se ha visto es que las editoriales publican básicamente recopilaciones de crónicas publicadas en diversos medios. Nosotros, en cambio, le pedimos al autor que escriba una historia nueva. Para escribir las crónicas de “Generación B. Jóvenes del bicentenario”, los autores han experimentado una nueva metodología entre lo digital y lo presencial: reportear en tiempos de pandemia y usar herramientas tecnológicas son experiencias creativas.

¿Cree usted que la crónica y el perfil periodísticos son géneros anticuados?

De ninguna manera. Son antiguos, pero no significa que hayan perdido vigencia. Son clásicos, porque representan una tradición que se ha ido construyendo dentro de la literatura y el periodismo. Están muy vigentes porque las historias no van a desaparecer: son textos que siempre se leerán. El periodismo y la literatura son las expresiones más vitales de nuestra sociedad y le devuelven el brillo al buen periodismo.

¿Por qué los medios no les dan cabida a estos géneros?

Trabajar estos géneros demanda más tiempo de lo que los medios de comunicación disponen. Por ejemplo, el periodista, al estar enfocado en trabajar una crónica que le exige mayor número de horas en la redacción, edición y corrección, no puede cubrir las notas del día a día. En cierta manera, eso impide que la crónica sea una actividad cotidiana en una sala de redacción, porque no es rentable para el medio. Cuando no se difunden estos textos, los lectores tampoco los consumen muy a menudo. El reto es que estos contenidos se vuelvan masivos.

“GENERACIÓN B. JÓVENES DE LA ESPERANZA”

GENERACION B portada

¿Por qué afirmó en el prólogo del libro que “Generación B. Jóvenes de la esperanza” “no pretende ser una antología”?

Una antología siempre será una mirada personal del antologador, incluso cuando responda a ciertas bases teóricas o criterios editoriales. Nosotros no estamos haciendo un análisis o un estudio del género de manera específica. Este libro no es una selección de autores, sino de personajes de la generación del bicentenario que han sido retratados por un selecto grupo de cronistas.

¿Cuál sería su reacción frente a los críticos literarios que consideren este libro como una selección de autores?

Un crítico literario tiene una valoración subjetiva. En el mundo editorial existen ciertos celos y los críticos se inclinan también por algunos autores, y otros tienen una mirada sobre cómo se deben manejar ciertas publicaciones. En realidad, el libro es susceptible a ser reseñado, a recibir comentarios. El crítico puede ver otros enfoques que la publicación no ha considerado para su elaboración. Estamos también muy atentos a lo que ellos puedan opinar.

¿Qué repercusión ha tenido la publicación desde su lanzamiento?

Hemos llegado a un público que habitualmente no consume libros. El libro no ha sido únicamente difundido en los espacios culturales, sino ha ido más allá. “Generación B. Jóvenes de la esperanza” está viajando y recorriendo ferias presenciales y virtuales. Hemos tenido cobertura en distintos medios digitales e impresos. Incluso, ha llegado a la televisión donde habitualmente no se habla de libros. Estamos preparando un ciclo de conversaciones llamado “Palabras con historia”, donde participarán los autores y los personajes y sé que llegaremos a más lectores.

¿Artífice Comunicadores alista otros títulos?

Estamos produciendo dos libros de periodismo narrativo. La editorial está ampliando su mirada y ahora incursiona en la literatura infantil: se lanzará un cuento escrito por un niño. Los próximos días se presentará una novela histórica ambientada en Ayacucho y Lima, y que contrasta dos momentos claves de la historia reciente del Perú.

También lee

Lo más leído

Más de

Lo último