Primera gira

Castillo en la OEA: “La democracia no puede tener ningún espíritu de discriminación”

El presidente de la república resaltó su compromiso de lucha contra la corrupción en su discurso ante la OEA. Luego se reunió con la Cámara de Comercio de los Estados Unidos. Manifestantes le mostraron su apoyo y otros, su rechazo. Todo esto después de que se publicaran las reveladoras actas de los Consejos de Ministros.

El presidente de la república, Pedro Castillo, participó este lunes por la mañana en la sesión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Estados Unidos, en el cual resaltó su compromiso de lucha contra la corrupción y las necesidades urgentes del Perú, contadas como experiencia propia.

Castillo sostuvo después una reunión con más de cincuenta empresarios de la Cámara de Comercio de Estados Unidos (AmCham) a los que aseguró que el país es un buen lugar para las inversiones privadas.

Un grupo de manifestantes llegaron a la entrada de la sede de la OEA para mostrar su apoyo al presidente; y otros, su rechazo. Todo esto después de que se publicaran las actas semanales de Consejos de Ministros, en las que Castillo calla mucho y dirige poco.

En el preámbulo de la participación de Castillo, Luis Almagro, secretario general de la OEA, lo saludó y le indicó que su presencia “representa algo muy importante para la OEA y para el hemisferio”.

“Usted representa lo más profundo de su país, comunidades y pueblos que deben superar muchas cosas para acceder a derechos, al desarrollo, pueblos con los que hay muchas deudas y derechos pendientes en el continente más desigual de todos”, enfatizó.

A las 8:45 de la mañana, Castillo inició su discurso frente a los representantes de la OEA, en el que habló de las dimensiones del flagelo de la corrupción. “En el Perú tenemos corruptos de todo calibre. La corrupción es un gran problema en mi país y tenemos corruptos hasta para exportar. (…) La corrupción le ha quitado un pan a las familias que no tienen pan. Le ha quitado muchos beneficios a la población”, dijo.

Habló, además, de lo que debe significar la democracia en los Estados: “entiendo que es la participación abierta, genuina, voluntaria de los pueblos, de sus organizaciones”, indicó y sentenció que “la democracia no puede tener ningún espíritu de discriminación”.

Castillo aprovechó el espacio para contar y hacer sentir su experiencia personal, explicando que es un maestro que viene de una escuela que está rajada de punta a punta. “Mis padres de familia siguen alumbrándose con un mechero (…). Muchas familias en esa comunidad no conocen un grifo de agua (…). Mis padres de familia siguen labrando la tierra y esperan que llueva siempre para que la cosecha no sea distinta”, señaló.

Llamó, asimismo, a la integración: “Hoy entiendo que, si los pueblos no estamos unidos, vendrá otra pandemia y acabará con todo (…). Es el momento de la más grande unidad de los pueblos”.

Castillo instó a darle voz a quienes no tienen voz y rescatar también la igualdad de género; además, señaló que “es necesario agendar las libertades sindicales, porque los sindicatos de donde procedo llevan la voz auténtica de los trabajadores”.

Como parte del cumplimiento de las promesas de campaña, anunció la pronta creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Investigación, y apuntó que el ingreso libre a las universidades será cumplido. “No puede estar desligada la educación básica con la universidad.”. Apuntó también que está convencido de que, si no se invierte en educación, poco o nada se habrá hecho por los pueblos.

En el Perú vamos a dar todo el esfuerzo para que un ashaninka, un rondero, un aimara, un awajún esté a la altura de cualquier hombre del Perú y del mundo y esté a la altura de quienes estamos acá, sentados en la OEA”, sentenció.

Recalcó que quienes están el gobierno no son comunistas ni han venido a expropiar nada a nadie. Dijo también que no han ido a los Estados Unidos para ahuyentar las inversiones, por el contrario, a atraerlas al país. “El Perú es inminentemente minero, tiene riqueza, pero esa riqueza debe sentirla también el hombre más común”.

Luis Almagro, minutos después, catalogó al discurso de Castillo como excepcional. “Verdaderamente ha aterrizado en los principales temas del hemisferio, la respuesta a la COVID-19, la necesidad de resolver las vulnerabilidades, las condiciones de desigualdad que viven nuestros pueblos. Fue un discurso muy bueno”, dijo.

Al término de la sesión en la OEA, el jefe de Estado sostuvo una reunión con más de cincuenta empresarios miembros de la Cámara de Comercio de Estados Unidos (AmCham). Parte de su intervención allí indicaba que el gobierno, a pesar de las alarmas paranoicas de ciertos medios de comunicación, estaba abierto a la inversión privada para trabajar por el Perú. “Los llamo a invertir en el Perú sin desconfianza, sin dudas y sin temores”, dijo.

“Que el Perú entienda que un Estado sin inversión privada no puede seguir adelante”, indicó, sin dejar de apuntar que dicha inversión debe ser responsable y con reglas claras, respetando a los trabajadores.

La reunión con la Cámara de Comercio de los Estados Unidos es de suma importancia, pues es ese país, justamente, el segundo socio comercial más importante del Perú.

Después de esta actividad, Castillo se reunió a la 1:30 de la tarde con la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne. Más adelante, a las 3 sostuvo otra reunión, ahora con los representantes la Sociedad Nacional de Industrias.

Manifestaciones otra vez

Al igual que a su llegada ayer, la presencia Castillo ha generado este lunes respuestas desiguales en cuanto a su gestión. Un grupo de alrededor de diez manifestantes se apersonaron a las afueras de la sede de la OEA para hacer sentir su rechazo a través de proclamas y pancartas con inscripciones como: “Washington rechaza tu presencia, Castillo”.

“Estamos aquí enfrentándonos a todos los comunistas que lleguen. No queremos a este presidente, no queremos ministros terroristas”, indicaron, al ser consultados por la prensa.

Pasadas las horas, fueron llegando algunos manifestantes más para mostrar, esta vez, su apoyo al mandatario peruano. Se pudo observar cómo, incluso, algunos de ellos, llegaron con la vestimenta de la danza Wititi de Arequipa y mostraron por momentos su arte frente a los gritos del otro bando.

Una de las personas que llegaron para apoyar a Castillo fue la activista Francesca Emanuele, conocida por encarar a los conservadores que llegaron, en su desesperación, a la OEA a fines de junio para solicitar auditoría de las elecciones al ver que su candidata favorita había perdido. Esta vez, Emanuele, a través de Twitter, compartió un video en el que un par de manifestantes opositores la insultaban. “Terruca conch…, terruca conch… y terruca conch… Así de siempre. Eso eres.”, vociferaron.

Castillo guarda estridente silencio en Consejos de Ministros

En el reportaje de Punto Final “PCM: Hablan las actas”, publicado el domingo 19, se narra la dinámica de trabajo cuestionable instaurada en los consejos de ministros de cada miércoles, aquellos donde se toman las decisiones importantes. Esto a través de las actas redactadas durante dichos consejos. El resultado es el descubrimiento de las propuestas e ideas de los ministros, las falencias reconocidas por el Gobierno, sus temores y el recurrente ruidoso silencio del presidente.

En cincuenta páginas, Castillo apenas aparece citado en las actas a las que tuvo acceso la Unidad de Investigación de Latina. Las pocas veces que participa es para resaltar muchas obviedades en las discusiones; sin encargar ni disponer medidas ni metas de gestión. “Un testigo de su propio gobierno”, sentencia el reportaje.

Algunas de las propuestas de campaña de Castillo también han sido discutidas en estos Consejos de ministros. Es el caso del ingreso directo a las universidades públicas.

El premier Bellido le solicitó a Cadillo, el ministro de Educación, que proponga un esquema para permitir el ingreso directo a las universidades públicas. Dos semanas después, Cadillo presentó el proyecto piloto “Acceso libre al talento regional a la educación superior”, que habría de beneficiar en un principio a 3 200 estudiantes, pero que requeriría un incremento del presupuesto a su sector.

La siguiente semana, Pedro Francke, ministro de Economía, sentenció que el presupuesto tiene un tope y que a la fecha este no se condice con la oferta electoral. Bellido secundó: “el presupuesto se aprueba con lo que se tiene”. Castillo calló.

Bellido, en estas reuniones, tiene una actitud mucho más mesurada de lo que aparenta ante los medios y con sus constantes provocaciones políticas. Concuerda continuamente con las aseveraciones fundadas de Pedro Francke cuando este indica que no se cuenta con suficiente presupuesto.

Entre otras cosas, los ministros concuerdan, además, en que hay un problema grave de comunicación que debe ser eliminado pronto.

El ministro de Cultura, Ciro Gálvez respondió, al respecto, este lunes en Exitosa que Castillo sí participa en los Consejos de Ministros, solo que “por razones de su función por momentos sale al despacho presidencial para responder asuntos de suma urgencia”. Señaló también que ya se ha acordado que debe haber mayor comunicación con la prensa, pero con prudencia.

También lee

Lo más leído

Más de

Lo último