Mastodon
Este artículo es de hace 2 años
Un heredero de tradiciones históricas

“César Lévano era un padre flexible y cariñoso”

César Lévano Casas, el primogénito de César Lévano, responde algunas inquietudes sobre su padre.

Margot Palomino
Escuchar este artículo
Audio generado con inteligencia artificial. Debido a la naturaleza del proceso, pueden presentarse pequeñas variaciones en las pronunciaciones. Para una experiencia óptima, recomendamos revisar el contexto o consultar la transcripción si surgen dudas.

-¿Qué es lo que más recuerda de su padre ahora que ya no está físicamente entre nosotros?

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Su presencia.

-¿Cuál cree usted que ha sido la mayor virtud de su padre?

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

La facultad de penetrar en el ajedrez de la historia. Con sobriedad.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

-¿Fue un padre estricto? ¿Cómo era su carácter ante usted y sus hermanos?

Flexible y cariñoso.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

-¿Qué le contaría a su padre si estuviera vivo?

Que no hace mucho leí al poeta Stéphane Mallarmé.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

-Su padre sabía 7 idiomas. ¿Cómo aprendió usted el idioma japonés?

Al principio con los cursos en japonología (mi especialidad complementaria) y luego viendo filmes en el internet -sobre todo policiales televisivos- y asistiendo a las sesiones de conversación en la vecindad… para desembocar en una breve estadía en Tokio. Pero en este terreno, como en todos los demás, soy un novicio.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

-¿Cómo definiría a su padre?

Un heredero de tradiciones históricas que él supo interpretar, traducir y actualizar.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

-¿Qué recuerdos tiene de la casa familiar cuando llegaban los amigos artistas de su padre?

Eso es para mí algo muy especial. Suena a madrugada cuando yo era niño y oía al despertar a voces magistrales cantando incluso sus propias composiciones de distinto género, sobre todo, el vals, el huayno y la muliza. Oh, aquellas mulizas. Pero a veces no cantaban…, hablaban. No olvido a don Emilio Choy murmurando ya de mañana en un intercambio que se prolongaba por horas.

Más información sobre
Síguenos enGoogle News
Lo último
Lo más leído