Explorando la dualidad

“Pirsas”, emotivo cortometraje de Ángelica María Torres y Jaime Manrique, representa a Colombia en San Sebastián

Ángelica María Torres y Jaime Manrique destacan en el Festival de San Sebastián con "Pirsas", un cortometraje que explora la belleza y tragedia del Nevado del Ruiz en Colombia, mientras reflexionan sobre la sanación personal y el apoyo económico económico del Estado colombiano a la producción cinematográfica.

David Sánchez
Escuchar este artículo
Audio generado con inteligencia artificial. Debido a la naturaleza del proceso, pueden presentarse pequeñas variaciones en las pronunciaciones. Para una experiencia óptima, recomendamos revisar el contexto o consultar la transcripción si surgen dudas.

Ángelica María Torres y Jaime Manrique conforman el tándem perfecto de directora y productor que ha hecho posible que el cortometraje colombiano “Pirsas” sea seleccionado para participar en la sección de cortometrajes “Nest” de la edición 71 del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, en España.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Ambos nos recibieron en Tabakalera, la sede de las proyecciones de esta sección, que también es un lugar donde se realizan residencias para jóvenes creadores cinematográficos. El ambiente está impregnado de arte, al igual que el documental de Torres, que narra el encuentro de una chica, la propia directora, con el lugar donde ocurrieron unos trágicos eventos en 2006. Catorce niños pertenecientes al grupo scout “Pirsas” estaban caminando hacia el Cerro Gualí del Nevado del Ruiz cuando una avalancha en la “gruta” sepultó a once de los niños. Uno de ellos era el hermano de Ángelica María Torres.

El Nevado del Ruiz ya se hizo famoso en 1985 cuando las imágenes de la niña Omara Sánchez, atrapada y agonizando durante tres días, dieron la vuelta al mundo, con solo su cabeza sobresaliendo del agua.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

En el cortometraje de Torres, se refleja claramente la dualidad entre la impresionante belleza de los paisajes del Nevado, sus frailejones y la misteriosa niebla, en contraposición a los horrores que han ocurrido allí. En este sentido, la directora aclara a EL PERFIL que “quería mostrar que, a pesar de tratarse de una tragedia, también estos jóvenes fueron muy valientes al enfrentar este ascenso tan difícil, que requería un gran esfuerzo físico. Murieron en un lugar hermoso, murieron felices. Yo quería explorar esa dualidad entre la tragedia y la felicidad”.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Continúa diciendo que “es un paisaje hermoso, una montaña imponente, pero ha sido escenario de un hecho traumático. Intenté mostrar estas imágenes hermosas, con momentos de contemplación del paisaje, y combinarlos con conversaciones difíciles con mi madre. Así intenté mostrar lo duro y lo hermoso”.

Contar una historia como esta, donde la directora ha vivido los eventos que narra, es algo que recientemente también vimos en el caso del colombiano Juan Sebastián Quebrada en su película “El otro hijo”, que compite este año en la sección de Nuevos Directores en el mismo festival, y donde su hermano murió en una fiesta. Este tipo de circunstancias puede revivir la herida o contribuir a sanarla. En este caso, la directora colombiana asegura que “sin duda es removimiento del dolor, pero es necesario hacerlo para poder sanarlo. Siento que lo hice junto con mi madre, resolvimos muchas inquietudes que teníamos dentro”.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

En cuanto a los descubrimientos realizados durante el rodaje, comenta que “yo pensaba que teníamos que hacer un duelo conjunto con mis padres, pero cuando terminé el cortometraje me di cuenta de que el duelo es algo muy personal. Siento que mi relación ha mejorado con mi madre y mi familia, porque pudieron comprender hasta qué punto los acontecimientos afectaron a Ángelica María. El cine me ha proporcionado la herramienta para expresarme”.

Respecto al buen momento que atraviesa el cortometraje colombiano, desde Cannes con “La perra” hasta Clermont-Ferrand con “Todo incluido”, la realizadora explica que “creo que la necesidad de experimentar nuevas narrativas por parte de los directores, junto con el apoyo de instituciones como el Fondo para el Desarrollo Cinematográfico (FDC) y Proimágenes, ha generado un movimiento para respaldar a los nuevos directores”. En cuanto a lo que piensan los estudiantes de cine acerca de la posibilidad de entrar en la industria, revela que “cuando nos graduamos, la mayoría de mis compañeros tenían la percepción de que el cine era un mundo que funcionaba por contactos y amistades que te llevaran a esos espacios. Sin embargo, estar aquí me ha hecho darme cuenta de que se requiere disciplina y dedicación para llegar a esos lugares. En el cine, todos tenemos cabida“.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Jaime Manrique, quien también es fundador y director del Festival de Cortometrajes Bogoshorts, comenta que la idea detrás del cortometraje era que pudiera ser visto. “No sé si era producirlo; la idea era sacarlo adelante. Yo fui el sonidista del cortometraje, y creo que también me involucré en el sonido como una forma de sacarlo adelante. Lo único que sentía es que esta historia debía ser contada. Siento que la encontré, no estaba buscando algo para producir”.

Sobre las posibilidades de producción de cortometrajes en Colombia, Manrique aclara que “creo que para producir, debes tener la voluntad de hacerlo, debes querer hacerlo y, sobre todo, encontrar una historia lo suficientemente poderosa. Veo historias y cortometrajes todo el tiempo, pero no es fácil encontrar historias que provengan del fondo del alma y de la verdadera necesidad del corazón de quien las cuenta. Eso es lo difícil”. Continúa diciendo que “Pirsas” es un corto que puede que técnica le falten muchas cosas, pero en ese cine imperfecto hay un alma y algo que emana desde lo más profundo, eso no es fácil de encontrar. Las historias que trascienden son creadas por personas que sienten una necesidad genuina, casi una necesidad de sangre, de contar lo que llevan dentro”.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Esperemos lo mejor para la entrega de premios en el Festival de San Sebastián y que Colombia continúe obteniendo reconocimientos. Hace unos días, el proyecto colombiano “Todo esto eran mangas” de Daniela Abad ganó el premio al mejor proyecto en el Foro de Coproducción Europa-América Latina. Quizás veamos a Ángelica María y Jaime en un nuevo proyecto sobre “¿Cómo suena el miedo?”, con la montaña como protagonista.

Síguenos en Google News
Avatar de David Sánchez
David Sánchez
Periodista
Crítico de cine, especializado en cine latinoamericano. Es miembro de la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica (FIPRESCI) y de...
Lo último
Lo más leído