Este artículo es de hace 5 años

Xenofobia versus empatía

Dice la ciencia moderna: "La capacidad de tener en cuenta los sentimientos de los demás con actitud compasiva tiene su origen en la sensación del niño de haber sido amado y cuidado por ser como es".
Guillermo Giacosa

El antropólogo francés Lévy- Strauss decía: “La primera reacción espontánea contra el extranjero es imaginarlo inferior, ya que es diferente de nosotros, no es ni siquiera un hombre o, si lo es, es un bárbaro inferior; si no habla nuestra lengua es que no habla ninguna, como lo pensaba Colón.”

Es así que los eslavos de Europa designan sus vecinos alemanes como nemec, el mudo; los mayas de Yucatán llamaban a los invasores toltecas, los nunob, los mudos. Los aztecas, por su parte, denominaban nonohualca, los mudos, a la gente del sur de Veracruz, y tenime bárbaros o popoloca, salvajes, a quienes no hablaban la lengua náhuatl. Compartían el desprecio de todos los pueblos por sus vecinos, juzgando que los más alejados, cultural o geográficamente, no son ni siquiera aptos para ser sacrificados y consumidos.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Para vastas fracciones de la especie humana y durante decenas de milenios la humanidad cesaba en las fronteras de la tribu, del grupo lingüístico y, a veces, de la aldea. Y es así, continúa Lévy-Strauss, que se les denomina “malos”, “monos de tierra”, “huevos de piojo”, llegando a privar al extranjero de este último grado de realidad, haciendo de él un “fantasma” o una “aparición”. (Notas del libro, “Galaxias Interculturales. Mundos para armar, de Silvia T. de Costanzo y Linda. Wacker-Vignac, publicado por Santillana). Doy estos datos porque muchos preguntan sobre mis fuentes de información y cada día estoy más convencido que la superficialidad en la información es una usina de prejuicios y que estos constituyen una barrera, a veces insalvable, en el mejoramiento de las relaciones humanas y en la comprensión y el respeto por las diferencias culturales.

La ocasión de compartir con quien es, al menos en apariencia o costumbres, distinto a nosotros, es un desafío a movilizar nuestras neuronas y a poner en marcha el poderoso aparato empático que, sin que estemos muy enterados, gobierna desde nuestro cerebro algunas de nuestras decisiones más acertadas y gobernaría el resto si los prejuicios difundidos por la mala prensa, no interfirieran en su diseño original, destinado a lograr que todas las formas de vida existentes convivan en armonía. Dice la ciencia moderna: “La capacidad de tener en cuenta los sentimientos de los demás con actitud compasiva tiene su origen en la sensación del niño de haber sido amado y cuidado por ser como es.” Ello lleva a una sensación de conexión con la humanidad y desarrolla la empatía, que es sentir lo que el otro siente.

Archivado en
Compartir en
Rosario, Argentina (1942). Ha trabajado más de 30 años en distintos medios de comunicación de Argentina y Perú. Ha sido asesor del director general de la Organización de las Naciones Unidas (UNESCO) en temas de juventud y ha asistido a proyectos en África, Europa y América Latina. Ha publicado los libros Jugar a vivir (2005) y Sábados en familia (2008). Recibió el Premio Peter Berenson de Amnistía Internacional por su defensa a los Derechos Humanos.
Recibe nuestro contenido en Google News Síguenos en Síguenos en Google News
Suscríbete a nuestro canal de WhatsApp Suscríbete en Suscríbete en WhatsApp