Avatar photo
Este artículo es de hace 4 años

Lo que le queda a Vizcarra es hacer un equipo para evitar más muertes por falta de atención médica

/
Escuchar este artículo
Audio generado con inteligencia artificial. Debido a la naturaleza del proceso, pueden presentarse pequeñas variaciones en las pronunciaciones. Para una experiencia óptima, recomendamos revisar el contexto o consultar la transcripción si surgen dudas.

Está bien que el Parlamento le haya negado la confianza al gabinete de ministros encabezado por Pedro Cateriano porque el equipo que había formado el premier estaba integrado, por ejemplo, por un ministro de Trabajo racista que defendió a empresas cuestionadas en desmedro de los trabajadores, una ministra de Economía que ha entregado, mediante Reactiva Perú, en carretilla, millones de todos los peruanos a las grandes empresas que despidieron a jóvenes; una ministra que ha dada plata a las corporaciones mediáticas que ahora no saben cómo defender al presidente de la república, Martín Vizcarra.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Visiblemente desencajado, en un tono mellado, Vizcarra dijo, después de la caída de Cateriano, que no cederá ante la presión de un sector del Congreso, que no dejará que los intereses particulares de algunos congresistas primen sobre los de la nación; y dejó en claro que la reforma universitaria no se negocia y que esta va a continuar.

No están mal aquellas frases de Vizcarra pronunciadas en su mensaje la tarde de este martes; pero lo que sí es grave es que el presidente pretenda que creamos que este Congreso le ha negado la confianza a un gabinete democrático, honorable y de nuevas intenciones con el país gracias a una confabulación bajo la mesa de todo el Congreso.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Está equivocado el mandatario. Es cierto: nombrar a Cateriano ha sido el peor error de Vizcarra.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Es muy probable que Vizcarra haya pensado que con Cateriano iba a garantizar una transición democrática, por su lucha contra Keiko y García, pero Cateriano terminó siendo como un enviado de la Confiep que calló sobre Espinar, que se alistaba para impulsar otra vez Tía María a toda costa y trató de marcar la cancha con eso de que somos un país minero al mismo estilo de Alan García.

Hay una corriente de opinión que señala que Cateriano cae porque iba a defender la reforma universitaria y porque defendió al ministro de Educación, Martín Benavides, sin saber que a este señor le interesa muy poco la educación en el país y que, como funcionario del Estado, ni siquiera ha logrado comprar computadoras portátiles para los menores.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Cateriano cae por ser un “pitbull” derechista, por no leer bien lo que están pasando en el país, por no tener la empatía necesaria con los que lloran en este momento a sus muertos por falta de plata; cae por ponerse al lado de los que piensan con el bolsillo. Incluso congresistas de Frepap tiene mejores reflejos políticos que Cateriano y todos ministros juntos. En tiempos de pandemia los más importantes son los más vulnerables.

Vizcarra está en su peor hora, sin ministros, sin población que lo respalde, con una Confiep que presiona. Lo he visto muy mal esta tarde, pero hay que reconocer que ha sabido pelear bien en situaciones adversas y se atrevido, por ejemplo, a disolver el Congreso con el keikoalanismo peleando con dientes de Mulder.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Al presidente Vizcarra le queda hacer un equipo que piense en la gente. Sus ministros deben ser hombres y mujeres con sensibilidad social, valientes para enfrentar adversidades con honestidad. Debe olvidarse de esos hijitos de papá que han pisado universidades extranjeras porque tienen plata y se creen con derecho de ser ministros. Puro cuento. Vizcarra necesita un gabinete que piensa en la mayoría de los que sufren más por esta pandemia y cuyo objetivo central sea evitar que más peruanos mueran no de coronavirus, sino de falta de atención médica.

Esta es una columna
El análisis y las expresiones vertidas son propias de su autor/a y no necesariamente reflejan el punto de vista de EL PERFIL
Sobre la firma
Avatar photo
Paco Moreno Director periodístico de EL PERFIL
Ayacucho, 1977. Estudió Comunicación Social en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde tuvo como maestros a César Lévano, Juan Gargurevich, Manuel Jesús Orbegozo, Óscar Pacheco, Julio Estremadoyro, Ricardo Falla, Sonia Luz Carrillo, Carlos Eduardo Zavaleta, Zenón Depaz, Aurora Bravo y otros grandes docentes. Ha publicado dos libros de periodismo literario, Gente como uno (2011) y Rebelde sin pausa (2016); uno de cuentos, El otro amor de mamá (2012); y una novela, El jinete en la hora cero (2021).
Lo último