Mastodon
Este artículo es de hace 5 años

Laberintos del gas: mucho en juego

No se define una política de largo plazo en la constitución de una matriz energética planificada adecuadamente.

Alan Fairlie
Escuchar este artículo
Audio generado con inteligencia artificial. Debido a la naturaleza del proceso, pueden presentarse pequeñas variaciones en las pronunciaciones. Para una experiencia óptima, recomendamos revisar el contexto o consultar la transcripción si surgen dudas.

Tenemos importantes reservas de gas, y lamentablemente, no lo hemos aprovechado adecuadamente. Tendríamos que haberlo masificado para el consumo de los hogares, a un costo razonable. Proveer a las empresas para reducir costos con energías limpias, contribuir al desarrollo del sur y del país con la constitución de un complejo petroquímico que contribuya a la diversificación productiva. Pero, se ha privilegiado la exportación en condiciones cuestionables, además.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Aquí un tema central es el de los actores. Si el Estado recibe pocos recursos tributarios y son las transnacionales las que deciden que hacer con el recurso, estamos en un escenario que contrasta severamente con países vecinos donde el Estado es el que lleva la batuta, las empresas tienen ganancias, pero la estrategia no la definen. Hay elementos geopolíticos en juego, por lo que se debería tener una propuesta integral.

La masificación ha sido limitada, costosa y con diferentes incumplimientos que han sido denunciados. Se ha concentrado en Lima y muy poco se avanzó en la zona originaria del recurso. Esto hace que comprar balones de gas de contrabando tenga un gran incentivo.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

No se define una política de largo plazo en la constitución de una matriz energética planificada adecuadamente. Allí el gas y las energías renovables deberían tener protagonismo. Lamentablemente, hay marchas y contramarchas en las políticas que les resta predictibilidad, crea incertidumbre, y las inversiones a largo plazo no se definen en los montos que se requieren.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

El gasoducto del sur ha sido postergado varias veces, burlando la expectativa popular en la macro-región sur. Se priorizó la exportación, en principio a México, con denuncias de cambios de rumbo del destino original, y en condiciones que han sido cuestionadas severamente por lesionar los intereses del Estado.

BOLIVIA

En ese contexto, se dio un encuentro de los flamantes gobernadores regionales con el presidente boliviano, para ver la posibilidad de importación de GLP desde ese país. No solo eso. Bolivia quiere distribuir en todo el sur, ya que necesita sustituir los mercados que pierde en Brasil y Argentina. Está haciendo su juego, defendiendo su interés nacional.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Esa negociación debe ser hecha de Estado a Estado, no con gobiernos regionales. Pero es comprensible su actitud, porque quieren responder a una demanda popular y promesas postergadas por el gobierno central. Es imprescindible retomar la masificación, y renegociar lo que sea necesario para lograrlo. Las empresas señalan que ya no sería rentable invertir en el gasoducto si el gas boliviano ingresa. Otros señalan que serían estrategias complementarias.

Lo que corresponde es que el Estado peruano defina una estrategia y defienda el interés nacional, priorizando el mercado interno y la diversificación productiva, pasando a segunda prioridad la exportación (además en mejores condiciones). Sería el colmo qué teniendo gas, recurso estratégico, dependamos de las estrategias de otros países o de lo que determinen las empresas transnacionales.

DIMENSIÓN GEOPOLÍTICA

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Otros buscan que el gas o la electricidad vayan directamente para Chile. El vecino del sur no solo mantiene empresas estatales en el sector energético, sino que impulsó una exitosa política de energías renovables, que le ha permitido revertir déficits y mirar el futuro con optimismo. También ha actuado defendiendo su interés nacional. Pero, sería paradójico, por decir lo menos, que el gas peruano no sirva para el desarrollo de la macro región sur, y del Perú, sino del vecino.

Estamos en una competencia histórica geopolítica y geoeconómica en el PACÍFICO SUR. Actualmente se han acercado a Brasil, para que los corredores bioceánicos pasen por sus puertos y no por Bolivia y Perú, y parecen haber logrado ese compromiso. La negociación del gas y las acciones a tomar deben considerar esa dimensión.
Los gobiernos regionales y la población, debemos definir políticas de largo plazo que reviertan la actual situación que es lesiva al interés nacional.

Más información sobre
Síguenos en Google News
Lo último
Lo más leído