Cine peruano

Imágenes del campo a la ciudad: Gregorio y Juliana

No son solamente películas para el entretenimiento. Por el contenido realista de sus temáticas narrativas el público se informa sobre los hechos, personajes y circunstancias que han acontecido en un determinado momento histórico del país.

“Gregorio” y “Juliana” son dos películas realizadas por el Grupo Chaski. Además de objetos de entretenimiento, son dos fuentes de información para las Ciencias Sociales porque representan cómo fue la situación del mundo caótico y violento de la ciudad capital en aquella coyuntura de crisis política, social y moral de la década de los 80, en donde son los niños los más afectados por la falta de afecto y abandono familiar, por la discriminación y la exclusión por parte del Estado.   

En la década de los 60 del siglo pasado se inició un largo proceso de desplazamiento social. De las zonas andinas en crisis, por el gamonalismo que fue concentrando la propiedad de la tierra en el contexto de una crítica producción agropecuaria, muchas familias fueron despojadas de sus tierras y de sus centros rurales de trabajo. Paralelamente, se inició en el país una incipiente industrialización en algunas zonas urbanas. Este simultáneo proceso de expulsión rural y atracción urbana hizo posible que se genere un amplio y acelerada migración del campo a la ciudad. Así, Lima fue el centro de atracción poblacional: se fueron hacinando y tugurizando las viviendas, aparecieron en la periferia de la ciudad capital las invasiones de terrenos eriazos, los arenales y los cerros se fueron llenando de construcciones precarias, informales, sin servicios básicos; se incrementó la desocupación, el comercio ambulatorio, la pobreza y la delincuencia.

De estos hechos dio cuenta, en su momento, la literatura y las creaciones musicales. El cine peruano hizo lo propio recién en la década de los 80, la primera obra fue “Maruja en el infierno” (1983) de Francisco Lombardi; y luego dos películas emblemáticas que fueron producidos por el Grupo Chaski: “Gregorio” (1984) y “Juliana” (1989), filmes que nos retrataron descarnadamente la vida y penurias de dos adolescentes que se enfrentaron a una ciudad que los marginaban y agredían. 

El grupo Chaski

Este grupo se origina en 1982, a iniciativa del cineasta suizo Stefan Kaspar (1948 – 2013), juntamente con los peruanos Fernando Espinoza, María Barea, Fernando Barreto y Alejandro Legaspi (uruguayo) y fundan la Asociación Promotora de Comunicación Social, con la finalidad de difundir el cine nacional e internacional en los barrios marginales de Lima y en el interior del país. Meses después también produjeron sus propios cortos y largometrajes con un claro contenido de denuncia social. Entre los cortos destaca Retratos de supervivencia, que mostraban la forma en que los peruanos sobrevivían a la crisis económica y social en el Perú; y el sarcástico mediometraje documental “Mis Universo en Perú” (1982), que mostraba de manera contradictoria la frivolidad del concurso de belleza con la caótica, violenta y depresiva situación del país a inicios de la década de los 80 del siglo pasado. 

Gregorio 3
Decide hacerse lustrabotas y al recorrer las calles conoce a un grupo de cuatro niños de su misma edad y de su condición social.

Gregorio

Su historia se inicia cuando el padre de Gregorio decide dejar su pueblo natal y se dirige a Lima para buscar una vida mejor. Trabaja como peón en una construcción, pero es despedido. Tiempo después, Gregorio y sus padres se unen a otras familias para invadir los arenales del sur de la capital para hacerse de un terreno y construir su vivienda. Es así como nace Villa El Salvador. Al poco tiempo, muere el padre de Gregorio, y se ve obligado a dejar la escuela y buscar trabajo. Decide hacerse lustrabotas y al recorrer las calles conoce a un grupo de cuatro niños de su misma edad y de su condición social, que trabajan como artistas callejeros y habitan en un tranvía abandonado.

La película obtuvo varias premiaciones nacionales e internacionales, en las que destacan el Premio a la mejor película que refleja la realidad sociocultural de un país, en el XI Festival Internacional de Cine Iberoamericano (Madrid, 1985) y el Premio del Jurado en el Festival de Cine del tercer mundo (Suiza 1986). ​

Juliana 2
Sobrevive trabajando en un cementerio limpiando y poniendo flores en los nichos, allí conoce a un grupo de niños que “trabajan” cantando en los buses.

Juliana

El personaje principal es Juliana, una niña de 13 años que escapa de su casa, un tugurio limeño, debido a su padrastro abusivo y su permisiva madre. Sobrevive trabajando en un cementerio limpiando y poniendo flores en los nichos, allí conoce a un grupo de niños que “trabajan” cantando en los buses. Juliana quiere incorporarse a ellos, pero Don Pedro, un adulto que los protege y explota, solo admite hombres, por lo que decide cortarse el cabello y vestirse de varón. 

Hay un momento en el filme en que los niños revelan sus testimonios personales y van narrando cada uno sus distintas procedencias provincianas y sus comunes maltratos de sus padres, sus carencias vitales, de cómo huyeron de sus familias, de sus destinos inciertos. 

La película obtuvo varias premiaciones nacionales e internacionales, en las que destacan: el Premio del Festival de Cine Latinoamericano de Huelva (España, 1988), Premio del Festival de Cine Latinoamericano de Biarritz (Francia, 1988), el Premio UNICEF del 39° Festival Internacional de Berlín Occidental (Alemania, 1988) y el Premio del Festival Internacional de Joven Cine de Turín (Italia, 1988).

Juliana 1
Las películas del Grupo Chasky son documentos que contienen un mensaje sistemático, testimonial y racional, expresan un punto de vista valorativo y crítico sobre un aspecto de la realidad peruana.

Documento histórico y social

“Gregorio” y “Juliana” no son solamente películas para el entretenimiento. Por el contenido realista de sus temáticas narrativas el público se informa sobre los hechos, personajes y circunstancias que han acontecido en un determinado momento histórico del país. La representación de un aspecto de la realidad social tal como lo registra el cine, recreando a personajes que viven al filo de la navaja, a las familias oprimidas, a los excluidos de siempre, que son al fin y al cabo productos del sistema, es casi el mismo escenario urbano de ahora, 40 años después.  

En este sentido, las películas del Grupo Chasky son documentos que contienen un mensaje sistemático, testimonial y racional, expresan un punto de vista valorativo y crítico sobre un aspecto de la realidad peruana; por lo tanto, son fuentes de información para la Historia, la Sociología y otras disciplinas de las ciencias sociales.

También lee

Lo más leído

Más de

Lo último