Este artículo es de hace 3 años

La inmortalidad de la brevedad

"Causas y azares" es casa de anécdotas, el lado B de peruanos más polémicos e ilustres del siglo XX. Recientemente, el libro ha sido nominado al Premio Luces, en la categoría de Mejor libro de no ficción.
Stefanno Placencia

Acabo de leer de un tirón “Causas y azares” (Debate, 2020), tercer libro del investigador literario y escritor peruano Luis Rodríguez Pastor (1988). En las 142 páginas, el autor recoge, como dice el subtítulo de la obra, cien anécdotas de personajes peruanos del siglo XX, entre los que se encuentran Mario Vargas Llosa, César Vallejo, César Lévano, César Hildebrandt, Oswaldo Reynoso, Haya de la Torre, Fernando Belaúnde, Luis Alberto Sánchez, Jaime Bayly, entre otros.

Cada anécdota, además, cuenta con su respectiva fuente que permite su verificación y una prudente nota al pie de página que contextualiza al lector. Rodríguez Pastor ha construido el lado B de los peruanos más polémicos e ilustres, gracias a las pequeñas historias que cazó en libros, revistas, recortes periodísticos y registros audiovisuales durante cuatro años y medio, como señala el prólogo.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

La anécdota, ese relato enano que siempre pasa desapercibido y es arrinconado al olvido, contribuye a una revisión a tiempo completo de la historia, para redescubrir a sus protagonistas y su entorno. El libro es, sin más, un elogio a lo fugaz, a lo que cautiva, entretiene, impresiona, aterra por un rato, pero que puede marcarnos de por vida. La anécdota en el Perú, luego de este libro, no volverá a ser tratada con desgana.

El libro está lleno de virtudes, una de ellas es su impronta cortazariana porque no se ciñe a una lectura lineal; al contrario, se puede jugar con sus carillas como si se tratase de una rayuela, impera el azar y el orden pierde terreno. Otra mención honrosa es que el autor incluye más de 15 anécdotas de peruanas a pesar del “alarmante desnivel que existe en el Perú entre hombres y mujeres en cuanto a producción de memorias”.

El relato breve que más me impactó fue sobre cómo se tituló el primer poemario de Blanca Varela. Cuenta Fernando de Szyszlo, exesposo de Varela, que la poeta le mostró a Octavio Paz un conjunto de poemas reunidos bajo el título de “Puerto Supe”. Al ensayista mexicano le gustó el contenido, pero no el título. Le dijo a Blanca que Supe no significaba nada, a lo que Blanca respondió: “Octavio, ¡pero ese puerto existe!”. Y con el nombre de “Ese puerto existe” nació el primer poemario de Varela, prologado por Paz.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

El catálogo de personajes de “Causas y azares” lo completan filósofos, deportistas, pintores, bailarinas, cantantes, historiadores, etc. El menú que se ofrece es variado, para todo tipo de comensales. Algo de yapa, en una entrevista con la plataforma literaria Lee por gusto, Rodríguez Pastor dijo que su archivo sigue acumulando historias. Habrá que esperar, si el autor lo quiere, una segunda edición.

Compartir
Sobre la firma
Seguir:
Redactor de cultura en EL PERFIL.
Recibe nuestro contenido en Google News Síguenos en Síguenos en Google News
Suscríbete a nuestro canal de WhatsApp Suscríbete en Suscríbete en WhatsApp