Avatar photo
Este artículo es de hace 6 años

Dembelé

/
Escuchar este artículo
Audio generado con inteligencia artificial. Debido a la naturaleza del proceso, pueden presentarse pequeñas variaciones en las pronunciaciones. Para una experiencia óptima, recomendamos revisar el contexto o consultar la transcripción si surgen dudas.

El técnico Luis Enrique se dio cuenta que teniendo a Messi y Neymar, lo que necesitaba era un centro delantero de buen nivel. Por eso contrataron a Luis Suárez. Luego, el problema del técnico español era convencer al argentino que debía irse por la banda derecha. Lionel que no entiende mucho de táctica creyó que el entrenador estaba en su contra y se creó un conflicto.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Luis Enrique tenía razón. Con Neymar y Messi en las bandas, Suárez era potenciado y se elevaba más su nivel de buen jugador. Pero la temporada pasada se fue el brasileño al PSG.

El nuevo técnico del Barza dudó entre potenciar el mediocampo ante la inminente salida de Iniesta o reemplazar a Neymar con uno de su misma característica.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Hace un año, el único que podía estar a la par del brasileño era Mbappe. Por eso quisieron contratarlo, pero por su valor fue imposible. Lo más cercano a Mbappe era su compatriota Dembelé que militaba en el Borussia Dormund.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Con su fichaje era fácil pensar que Barcelona otra vez optaría por tres delanteros en lugar de reforzar la volante como cuando estaba Xavi e Iniesta. Pero el galo se lesionó y estuvo varias semanas en dique seco.

El técnico Valverde tuvo que cambiar de sistema a cuatro volantes. Messi y Suárez se quedaron como delanteros, pero como el argentino tiene la costumbre a bajar, el uruguayo ocupaba la mayor parte del tiempo en el centro como a él más le gusta.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Cuando Dembelé volvió, el técnico no quiso cambiar su sistema. Ya para ese entonces Paulinho y Coutinho se habían apoderado del titularato. Dembelé ingresaba de a poco. Pero este año con la salida de Paulinho, Dembelé se ganó la confianza del técnico.

Valverde volvió a jugar con tres delanteros. Dembelé como extremo izquierdo. Messi y Suarez optan por cambiar de posición de acuerdo al partido. El resultado ha sido que el francés en este inicio de temporada está comenzando a brillar. La gran jugada para el segundo gol del Barza ante PSV, muestra la gran capacidad técnica de Dembelé. Pisó la pelota, la arrastró entre dos rivales y los dejó parado y luego con una finta a la carrera eludió a otro para luego rematar y enviarla a un rincón. Hay que seguir a este hombre.

Esta es una columna
El análisis y las expresiones vertidas son propias de su autor/a y no necesariamente reflejan el punto de vista de EL PERFIL
Lo último