Mastodon
Este artículo es de hace 6 años

Otra vez, el mal menor

Votar por el mal menor no es una gracia, sino una desgracia menor que otra desgracia: que gane el mal mayor.

Escuchar este artículo
Audio generado con inteligencia artificial. Debido a la naturaleza del proceso, pueden presentarse pequeñas variaciones en las pronunciaciones. Para una experiencia óptima, recomendamos revisar el contexto o consultar la transcripción si surgen dudas.

Si yo viviese en el Perú y en Lima, votaría por Muñoz para que no ganen los otros dos mejor ubicados en las encuestas. Gustavo Guerra está muy lejos; solamente votaría por él si hubiese segunda vuelta con él, pero esto no ocurrirá.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

En otras ocasiones también voté por el mal menor como lo vi entonces: Fujimori contra Vargas Llosa, Toledo contra García, Humala contra Fujimori y PPK contra Fujimori. Que los primeros hayan resultado después ineptos o ladrones, no es mi culpa porque no sabía cómo iban a gobernar: no soy tan adivino.

Votar por el mal menor no es una gracia, sino una desgracia menor que otra desgracia: que gane el mal mayor.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Quienes escogemos el mal menor somos los arqueros del equipo; debemos evitar la goleada porque los demás jugadores de nuestro equipo (la masa obtusa) son unas bestias: salvamos el partido in extremis.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

No es nuestra culpa que millones de ciudadanos sean tan imbéciles que votan por delincuentes o asesinos ya conocidos (es decir, votan por quienes les robarán cuando gobiernen). Así nos pone las cosas esa recua de estúpidos.

No faltará un historiador del futuro que nos pregunte, apelando a un medium, por qué gente de izquierda votó por sujetos como Toledo y PPK, pero esto solo nos enseña la diferencia que hay entre hacer la historia lo “menos mal” posible, y escribir la historia en un refugio académico cuando ya pasó el sunami.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

En cuanto a “Cochero” Fernández, debería retirarse ahora: ya se dio el gusto de ser candidato y de aparecer en la televisión. Los votos que él obtenga serán votos perdidos y en favor del mafioso que podría ganar (no me refiero a Muñoz). Me parece mal que algunos intelectuales de izquierda festejen la inútil candidatura de Enrique Fernández, como hizo Rocío Silva Santisteban en un artículo desperdiciado y aparecido en “La República”.

A estas alturas de la posthistoria, que Enrique Fernández no venga con la historia de que su candidatura es un paso hacia la consolidación de un “polo popular”. De haberlo en el futuro, no será Cochero quien guíe a la gente.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Algunos no hemos olvidado la dispersión electoral de la izquierda en décadas anteriores, por lo que no le encontramos ahora la gracia a la vuelta del Cochero (tipo simpático, por lo demás, pues lo conocí bastante). “La vuelta del Cochero”: no está mal como lema; felizmente, se me ocurrió tarde para que él lo use. A propósito de candidatos, ni sé cuál es el nombre de Muñoz.

Síguenos en Google News
Esta es una columna
El análisis y las expresiones vertidas son propias de su autor/a y no necesariamente reflejan el punto de vista de EL PERFIL
Avatar de Víctor Hurtado Oviedo
Víctor Hurtado Oviedo Colaborador de EL PERFIL
Estudió Historia en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Es miembro correspondiente de la Academia Peruana de la Lengua....
Lo último
Lo más leído