Un mundial de equivocaciones

Estrellas sin brillo y equipos sorpresa en una primera fase que no deja claros favoritos. No ha habido conjunto capaz de marcar diferencias notorias en sus tres primeros partidos.
Javier García Wong Kit

Ha pasado la fase de grupos de un Mundial lleno de equivocaciones, lo que sigue siendo el sello de identidad de un deporte apasionante por imprevisible. Los videos de Adidas o Nike nunca estuvieron más alejados de la realidad porque las llamadas a ser estrellas del torneo no han brillado, apenas tuvieron destellos y algunas han terminado por apagarse definitivamente (Gareth Bale, Kevin De Bruyne, Manuel Neuer). No ha habido conjunto capaz de marcar diferencias notorias en sus tres primeros partidos.

Quizá los más destacables sean Brasil, Francia y Portugal que, tras ganar sus dos primeros partidos, no se hicieron problemas de usar suplentes en el tercero; además de Inglaterra que logró la mayor diferencia de goles (+7). Países Bajos y Marruecos fueron los únicos invictos. Otros equipos clasificados no han mostrado lo que se esperaba de ellos, como Croacia y Polonia, mientras que los tropiezos de las ‘favoritas’ Argentina y España figuran entre lo más llamativo.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Penales errados de los ídolos Lionel Messi y Robert Lewandowski; jugadores en deuda (Neymar Jr. lesionado, Kylian Mbappé solo pudo estar en dos partidos completos, Cristiano Ronaldo muy errático y Luka Modric escaso de momentos memorables); y ausencia de algunos goleadores muy esperados como Harry Kane, Vinicius Jr., Luis Suárez y Lautaro Martínez muestran que en el fútbol hay que esperar siempre la sorpresa en vez de la consagración.  

En este mundial lo fueron Japón, Marruecos y Corea del Sur; además del neerlandés Cody Gakpo, el argentino Enzo Fernández y el alemán Jamal Musiala. Se espera mucho más de otros cracks como Pedri, Ousmane Dembélé y Bukayo Saka que, aunque sean jóvenes, podrían llevarse más flashes si se eleva el nivel de sus equipos. Menciones adicionales a Richarlison, Breel Embolo y Bruno Fernandes que pueden terminar de consagrarse en estos octavos de final.

De momento, las estadísticas poco ayudan para plantear favoritos, considerando que no hubo equipos que hayan ganado sus tres partidos, y solo dos (Inglaterra y España) anotaron nueve goles (cinco equipos clasificados recibieron solo un gol). Eso sí, hay muchos jugadores a los que se espera ver en el gran rendimiento mostrado: Wojciech Szczęsny (portero de Polonia), Virgil van Dijk (Países Bajos) y Pepe (Portugal) en defensa, Achraf Hakimi (Marruecos) y Tyler Adams (Estados Unidos) en el medio.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Se dice que suele haber un quiebre en esta segunda parte del torneo. Ojalá que la conservadora Naranja Mecánica, la irregular Scaloneta y la atropellada Furia Roja empiecen a sacar las credenciales para llegar a los cuartos de final. De momento, en el mundial de las equivocaciones (arbitrales, de VAR y de planteamientos técnicos: el argentino Scaloni, el español Luis Enrique, el uruguayo Diego Alonso) le pueden tocar buenas cartas a Estados Unidos, Japón, Marruecos y, por qué no, a Corea del Sur, Senegal y Australia, que parecen los más débiles.

Nos despedimos del empeñoso Ecuador, del sorpresivo y ‘político’ Irán, de la exquisita Arabia Saudita, la inexistente Dinamarca, la insuficiente Alemania, la desilusionante Bélgica, la desorientada Uruguay y la prometedora Serbia, pero queda mucho por ver y soñar en un Mundial de equivocaciones, empezando por el país anfitrión, cuya fiesta está empañada por las muertes en las construcciones de los estadios y un discurso político trasnochado. 

Esta es una columna
El análisis y las expresiones vertidas son propias de su autor/a y no necesariamente reflejan el punto de vista de EL PERFIL
Archivado en
Compartir en
Recibe nuestro contenido en Google News Síguenos en Síguenos en Google News
Suscríbete a nuestro canal de WhatsApp Suscríbete en Suscríbete en WhatsApp