Cine

Las controversias en la historia de los Premios Oscar

El próximo 27 de marzo se realizará la celebración 94° de los Premios Oscar de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas. Se estima que en esta ocasión la premiación de la entrega del Oscar se convertirá en una tribuna política en donde no faltarán declaraciones relacionadas con el conflicto bélico que se libra en Ucrania.

No obstante que la celebración del Oscar es un acontecimiento cinematográfico de gran prestigio, que reconoce el trabajo estético colectivo de directores, actores, guionistas, entre otros, hemos de reconocer también que han existido polémicas, escándalos y controversias en las ceremonias de premiación. EL PERFIL repasará en las siguientes líneas cuáles han sido estos casos que dieron mucho que hablar.

  • 1936: Dudley Nichols, el primer rechazo a la estatuilla

“El delator” (1935) es una película dramática del director John Ford (1894-1973). La Academia decidió premiar con cuatro Oscar la cinta, sin embargo, Dudley Nichols el guionista premiado, rechazó el premio en solidaridad con todos los guionistas de Estados Unidos, quienes se encontraban en condiciones deplorables y deseaban que se reconociera al Gremio de guionistas. En el contexto de la gran depresión iniciado en 1929, la Warner Bros despidió a 900 trabajadores de la industria del cine y los más afectados fueron los guionistas.

  • 1940: Racismo en la alfombra roja

La actriz Hattie McDaniel siempre tendrá el honor de haber sido la primera afroamericana en ganar un Oscar. Su papel en el personaje de Mammy, la criada en “Lo que el viento se llevó” (1939) sirvió para obtener el premio a Mejor Actriz de reparto. Sin embargo, en vez de dar una imagen de triunfo y alegría, pasó a ser uno de los momentos más tristes y desgarradores de su vida. Durante esos años, el racismo estaba muy presente en Estados Unidos, ya que los afroamericanos tenían que estar en un lugar alejado de los ciudadanos blancos (la maldita segregación racial). Por lo que McDaniel y sus acompañantes se tuvieron que sentar en los últimos asientos del auditorio del hotel Ambassador (Los Ángeles) donde se realizaba la ceremonia.

  • 1942: El sabotaje al Ciudadano Kane

La película de Orson Welles, “Ciudadano Kane” (1941), es una de las más importantes e influyentes de toda la historia del cine. Por su innovadora forma de posicionar la cámara para resaltar ciertas escenas, la dirección artística, la banda sonora y otros atributos geniales era la candidata para llevarse todos los premios; sin embargo, solo ganó la de mejor guion original. Lo curioso es que solo mencionaron a Herman Mankiewicz, el coguionista. Se dice que Welles se inspiró en la vida del magnate de la prensa William Hearst para hacer la película y a este último no le agradó, por lo que hizo todo lo posible para que la película no se terminara de rodar, no se editara, no se distribuyera y, finalmente, no ganara ningún premio de la Academia y, en parte, lo logró.

  • 1964: Un beso muy mal visto

En 1964 el actor Sidney Poitier fue reconocido por ser el primer actor afroamericano en ganar la categoría Mejor actor, en la película “Los lirios del valle” (1963). La actriz Anne Bancroft, al hacerle entrega de la estatuilla, felicitó al actor con un simple beso en la mejilla. Lo que no sabían era que ese “beso” provocó un escándalo para los espectadores más conservadores y racistas en la época. Lo denominaron “el beso prohibido“.

  • 1973: El Padrino de los Nativos Americanos

En 1973, Marlon Brando consiguió ganar el Oscar como mejor actor por la película “El Padrino” (1972), sin embargo, no se presentó en la ceremonia y en su lugar envió a la actriz y nativa americana, Sacheen Littlefeather (“Pluma pequeña”), activista de los derechos civiles de los indígenas estadounidenses, quien vestía un atuendo típicamente apache. Ella explicó las razones por las cuales Brando había rechazado su estatuilla. La principal era que ambos protestaban contra la racista y repudiable representación de los pueblos originarios por la industria del cine, principalmente en los filmes de vaqueros. Brando escribió un discurso de 15 páginas para que fuera leído en la ceremonia, pero fue rechazado por el productor de los Oscar, quien la amenazó con hacerla arrestar si hablaba más de sesenta segundos. Su breve discurso en el escenario fue improvisado.

  • 1978: Redgrave y la agresión de Israel contra Palestina.

En 1978, Vanessa Redgrave ganó el Oscar a mejor actriz de reparto por su papel en “Julia”.

El premio no fue del agrado de la Liga de la Defensa Judía, una organización de extrema derecha que había boicoteado la nominación de Redgrave por su participación en la película documental “Los palestinos (1975), que denunciaba la precaria y vulnerable situación de los campamentos de los refugiados palestinos, a consecuencia de la política agresiva del gobierno de Israel.

A pesar de las protestas, Vanessa Redgrave se llevó el premio. En su discurso de agradecimiento no desaprovechó la oportunidad de defender el activismo palestino y agradeció a la academia por no dejarse “intimidar” por las presiones de esta organización.

  • 1993: El discurso de Susan Sarandon y Tim Robbins

Los actores Susan Sarandon y Tim Robbins fueron dos de los presentadores elegidos para entregar uno de los premios de la Academia. Aprovecharon su momento en pantalla para salirse del guion y pedir al gobierno de los Estados Unidos que diera refugio a los haitianos enfermos de SIDA que se encontraban aislados en la base norteamericana de Guantánamo. El organizador de la ceremonia en ese entonces, Gil Gates, decidió ya no llamarlos para futuras galas, ya que consideró esa acción como indebida y que la ceremonia no podía difundir ese tipo de mensajes.

  • 1993: Y el Oscar es para… ¿Marisa Tomei?

Nunca ha sido probado, pero se cree que la entrega del Oscar a mejor actriz de 1993 fue considerado un gran error. La joven actriz Marisa Tomei se llevó el premio como mejor actriz de reparto por su actuación en la película “Mi primo Vinny” (1992). Todos creyeron que fue un error, puesto que Tomei se enfrentaba a grandes actrices con mayor trayectoria y reconocimiento como Judy Davis, Joan Plowright, Vanessa Redgrave y Miranda Richardson.

  • 1998: El amorío de un artista vale más que el amor de un padre

Durante la premiación a Mejor película de 1998, había dos grandes películas candidatas: “Shakespeare enamorado” y “La vida es bella”. La primera ya había ganado en las categorías mejor vestuario, mejor dirección artística, mejor actriz y actriz de reparto, mejor banda sonora en un musical y mejor guion original; mientras que la segunda solo estaba ganando como mejor actor, mejor banda sonora y mejor película de habla no inglesa. Sin embargo, “La vida es bella” de Roberto Benigni se ganó todo el cariño del público y era la favorita para ganar el Oscar a Mejor película. La crítica especializada no estuvo de acuerdo con que “Shakespeare enamorado” se llevara la estatuilla.

  • 2003: El Oscar del fugitivo

“El pianista” (2002) de Roman Polanski, no solo obtuvo el Oscar a Mejor Actor, sino también a Mejor director. En la ceremonia de gala no estuvo presente el director para recoger el premio, dado que desde 1977 huyó de Estados Unidos para no ser condenado por violación a una menor, desde entonces radica en Europa y nunca ha regresado. A pesar de juzgarse su talento en el certamen, no fue bien visto que un violador de menores, para colmo prófugo, recibiera ese reconocimiento de la Academia.

  • 2003: La gran denuncia de Michael Moore

Michael Moore ganó a Mejor documental en 2003 con “Bowling for Columbine” y aprovechó el discurso para criticar la decisión del presidente George W. Bush de invadir Irak.

“Nos gustan las historias reales, nos gustan los documentales. Por eso no nos gustan la cosas ficticias, no nos gustan las elecciones ficticias que designan a un presidente ficticio, quien nos ha llevado a una guerra por razones ficticias. ¡Debería darte vergüenza, Bush!”, gritó el director antes de que le cerraran el micrófono.

Fue considerado como uno de los momentos de mayor tensión jamás vividos en una celebración de los Oscar.

  • 2006: Homofobia en la Academia

En el 2006, “Secreto en la montaña” era la favorita para ganar el Oscar a Mejor película, sin embargo, la ganadora fue “Alto impacto”. Se sospechó que existió cierta conducta homofóbica por parte de los académicos hacia la película favorita. Es más, el mismo director del filme ganador, Paul Haggis, consideró inmerecido que su cinta se llevase el premio.

  • 2017: Una felicidad que duró unos minutos

Sin duda alguna, este es el hecho más recordado en la historia de los Oscar. Cuando se había anunciado a “La La Land” (2016) como ganadora a Mejor Película, todo el equipo de producción fue a recoger el premio y agradeció a la Academia, sin embargo, se trataba de un error, al final el Oscar era para “Moonlight”. Los presentadores Warren Beatty y Faye Dunaway (actores de “Bonnie y Clyde” de 1967) habían leído el sobre equivocado.

También lee

Lo más leído

Más de

Lo último