Pedro Villegas Páucar

Libros de viejo: Un veterano de la lectura

Aunque estudió filosofía en San Marcos, Pedro Villegas Páucar se ha dedicado más de 50 años al oficio de librero de viejo. Es uno de los primeros libreros que llegó a la Cámara Popular de Libreros de Amazonas.

Stefanno Placencia
Escuchar este artículo
Audio generado con inteligencia artificial. Debido a la naturaleza del proceso, pueden presentarse pequeñas variaciones en las pronunciaciones. Para una experiencia óptima, recomendamos revisar el contexto o consultar la transcripción si surgen dudas.

Pedro Villegas Páucar es uno de los primeros libreros que llegó a la Cámara Popular de Libreros de Amazonas. Trabaja ocho horas diarias, de las cuales cinco destina a la lectura de libros, revistas y periódicos. “Una persona culta debe leer, como mínimo, cinco horas diarias; si no lo hace, será alguien que ignore muchas cosas, y las consecuencias son terribles”, dice en un tono bajo y pausado.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Casi todo su horario de trabajo permanece sentado en una silla roja de plástico y escoltado por cientos de libros de viejo (todos ellos en desorden, de distintas proporciones, idiomas, materiales y ediciones). “La lectura es una poderosa herramienta para vencer la ignorancia”, insiste. Sus más de 50 años como librero lo sitúan como una voz autorizada.

Pedro Villegas Paucar librero
Pedro Villegas Páucar es uno de los primeros libreros que llegó a la Cámara Popular de Libreros de Amazonas. Foto: Stefanno Placencia/EL PERFIL

En la actualidad, Pedro Villegas Páucar, de 83 años, se niega a vender los libros que tiene en su puesto. Solo ofrece algunos en una mesa de madera colocada en frente de su negocio (el estand 4 del pasaje E). Los más cómodos cuestan cinco soles; los más costosos, raras veces, llegan a valer media mano (cincuenta soles).

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

“No estoy aquí por dinero, sino por compartir mis conocimientos, lo que he aprendido con quien tenga la paciencia suficiente para escucharme”, enfatiza sin dejar de cubrirse su oído izquierdo, así logra retener las respuestas de sus interlocutores. A pesar del problema de audición que padece, las tres horas restantes de su jornada las dedica al diálogo con sus amistades, algunos foráneos y buceros provenientes de cachinas.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

El cruce de las concurridas avenidas Aviación y 28 de Julio, en La Victoria, es el punto de partida de su historia como librero cuando se preparaba para ingresar a la Escuela Profesional de Filosofía de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Trabajó en la cachina de Tacora hasta inicios de los ochenta.

Luego, se instaló en la cuadra seis de la avenida Grau, la que dejaría a finales de los noventa por una ordenanza de la Municipalidad de Lima. Kike Castro, librero del jirón Camaná, recuerda que, de infante, conoció al señor Villegas en este desaparecido paraíso de los libros. “El maestro es una leyenda, un caballero”, añade. El librero Oscar Carbajal, de Amazonas, reconoce la labor de su colega: “Es uno de los que más sabe en este hermoso pero ninguneado oficio”.

pedro villegas paucar amazonas librero
Pedro Villegas lee todas las obras que aparecen en su puesto, y, si no, las hojea: historia, economía, literatura, poesía, sociología y más. Foto: Stefanno Placencia/EL PERFIL
SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Pedro Villegas lee todas las obras que aparecen en su puesto, y, si no, las hojea: historia, economía, literatura, poesía, sociología y más. Pero su tema de interés es la filosofía. Evoca la figura de Víctor Li-Carrillo, uno de sus profesores: “Él se fue a Alemania y se influenció de Martin Heidegger, de quien fue su alumno”. Cuestiona la existencia de una filosofía peruana y elogia a Augusto Salazar Bondy. “Para ser filósofo, se necesita saber de historia, matemática y lógica”, precisa.

En más de una ocasión, en los pasillos sanmarquinos se cruzó con Marco Aurelio Denegri. “Hacen mucha falta seres como este intelectual”, indica. Gracias a su etapa universitaria, fortaleció su vínculo con los libros, que ha superado el medio siglo. Es uno de los pocos baluartes que dignifica el oficio de librero en una Amazonas donde abundan los comerciantes del pirateo.

Más información sobre
Síguenos en Google News
Avatar de Stefanno Placencia
Stefanno Placencia
Colaborador de EL PERFIL
Redactor de cultura en EL PERFIL.
Lo último
Lo más leído