Miércoles, 10 de Agosto de 2022
14.9 C
Lima
Miércoles, 10 de Agosto de 2022
14.9 C
Lima

Optimismo y lucha

Pavel Canales jugará en la selección

Cuando Pavel Canales tenía 11 años lo atropelló un camión. Le amputaron la pierna derecha, le salvaron la zurda. Ahora se alista para defender a la selección nacional de fútbol de amputados que disputará el sudamericano 2022 este marzo en Barranquilla. Puede ir al mundial de Turquía.

A César Lévano, cuando tenía 11 o 12 años, le amputaron la pierna izquierda después de que un militar borracho lo embistiera con su automóvil en su puesto de diarios y revistas instalado en el cruce de las avenidas Manco Cápac y Grau, en La Victoria. Desde entonces la vida de César Lévano cambió profundamente. Yo lo conocí cuando él era profesor de San Marcos y cada vez que hablábamos no perdía la oportunidad de entrevistarlo. Cierto día, le solté una de esas preguntas que haces cuando se te acaban las que alistaste: “Si pudiera convertirse en un animal, ¿qué animal escogería?”. Respondió muy rápido: “Un ave, un ave cualquiera”. Luego, hubo un silencio y después dijo: “Tal vez para volar, me gustaría ser más rápido. Quizá digo un ave por mi problema”.

Esta escena de César Lévano volvió a mí cuando me enteré de que el comunicador sanmarquino Pavel Canales, a quien tuvieron que amputarle la pierna derecha cuando tenía 11 años, se alista en estos días para jugar en la selección nacional de fútbol de amputados representando al Perú. Él no lo recuerda, pero yo sí. Cierta noche de noviembre, antes de esos conciertos rockeros en la ciudad universitaria, le pregunté lo mismo que a César Lévano y Pavel Canales me dijo: “Yo no quiero ser ningún animal; yo quiero ser futbolista”.

A Pavel Canales le ha gustado siempre el fútbol y lo practicaba con pasión antes de que lo arrollara un camión cuando iba al colegio y, claro, lo sigue practicando en tiempos de pandemia. Antes de la amputación era diestro y ahora se considera zurdo a golpe de realidad. Pertenece a una familia de peloteros. Su padre Jorge llegó a jugar de lateral derecho en los juveniles de Cristal. Su hermano menor Christian sigue siendo, según la ocasión, un delantero o un defensa rapidísimo. Su sobrino Marcelo Aliaga Canales juega en las divisiones menores de Alianza Lima. Su hijo Dylan, de 9 años, es un mediocampista ordenado y chocolatero; y es ahora su compañero fiel cuando va a entrenar al polideportivo de Limatambo en San Borja.

Pavel Canales jugara en la seleccion 4

Pavel Canales se considera mediocampista ofensivo. Cuando practicaba el fútbol adaptado lo ubicaban de delantero por fuera. Ahora, en el fútbol de amputados, lo están probando de carrilero izquierdo. En el fútbol adaptado, participaban deportistas con diversas discapacidades como polio, displasia de cadera, acortamiento de pierna, rengos, amputados. Estaba permitido utilizar las muletas para controlar el balón, rematar o marcar. En cambio, en el fútbol de amputados está prohibido utilizar los bastones para impactar el balón. Es considerado falta o mano. Se juega exclusivamente con bastones canadienses y utilizando solo el pie.

Pavel Canales tiene una chispa increíble y nunca se ha dejado vencer por la adversidad. Le gusta la vida en todas sus formas. Aquella noche del concierto rockero en San Marcos, él fue uno de los que más disfrutó. Bailó tanto, pogueó tanto, que no sabe en qué momento perdió la zapatilla que le cubría la parte del pie de su ortopédica. Fue una noche de alegría, de rock y de zapatillas perdidas. Aquella noche me dijo también que quería jugar en la selección.

Pavel Canales jugara en la seleccion 1

El camino para llegar hasta esta instancia fue larguísimo. El proyecto deportivo de fútbol de amputados nació como iniciativa de los deportistas. No se practicaba en el Perú, aunque en otros países había ya un circuito competitivo internacional en crecimiento. Brasil, Argentina y Colombia son los líderes en Sudamérica.

El fútbol de amputados no es considerado deporte paralímpico y por esto la Federación Deportiva Nacional de Discapacitados Físicos (FEDENADIF) y Asociación Nacional Paralímpica del Perú (ANPPERU) no promueven esta disciplina. En el Perú se practicaba solo fútbol adaptado.

En el 2015, el huanuqueño Raúl Quintanilla, exfutbolista y paradeportista de baloncesto sobre silla de ruedas, le propuso a Pavel Canales empezar a practicar el fútbol de amputados, pues había visto en redes que existía incluso copas américas y mundiales. Ahí empieza arrancar la dupla. Juntos empezaron a hacer las convocatorias por redes sociales con mucho optimismo.

Raúl Quintanilla es ahora uno de los directores técnicos de la selección. Hay un grupo de futbolistas amputados entrenando y se concretaron ya los contactos con miembros de la World Amputee Football Federation (WAFF), que es la federación mundial. Todo va marchando bien.

Desde el 2018, Pavel Canales y Eduardo García Tuesta empujan el mismo coche gracias al entusiasmo y apoyo de todos los futbolistas. Los hermanos Víctor y Luis Chuquihuara, destacados profesionales en terapia física y rehabilitación con amplia experiencia en paradeportes competitivos, son parte importante del sueño mundialista. Ellos empezaron a supervisar la parte física de los entrenamientos y prevención de lesiones además de asumir roles dirigenciales.

Pavel Canales jugara en la seleccion 3

En el 2020, el objetivo era formalizar la Asociación Nacional de Fútbol de Amputados del Perú (ANFAP). Con la asesoría de dirigentes de la federación mundial, la ANFAP fue inscrita en registros públicos en agosto del 2020. Eduardo García Tuesta es el presidente; Víctor Chuquihuara, el vicepresidente; Luis Chuquihuara, el secretario y Pavel Canales el tesorero. En octubre del 2020, la ANFAP logró la membresía en la WAFF, es decir, el reconocimiento como el ente encargado de la dirección y promoción del fútbol de amputados en el Perú. Cuenta con más de 60 futbolistas a nivel nacional.

Entrenan de manera presencial desde julio del 2021 porque, gracias a las gestiones del Consejo Nacional para la Integración de la Persona con Discapacidad, les adelantaron las fechas de las vacunas. Los ánimos están en todo lo alto, pese a la pandemia. La primera meta es hacer un buen papel en el torneo sudamericano en Barranquilla y clasificar al mundial del 2022 en Turquía. Todo un reto.

Pavel Canales ha cumplido su sueño de integrar la selección. Sabe que es un gran reto y está contento porque un grupo amplio de deportistas está muy comprometido con los objetivos de ANFAP; pero esto no lo detiene. Asegura que seguirá captando más futbolistas amputados, impulsando y promoviendo este deporte que se encuentra muy próximo a insertarse en el movimiento paralímpico internacional.

Archivado en

Te puede interesar

Más leídas

También lee

Últimas noticias