Este artículo es de hace 5 años

Michel Temer se entrega a la policía en una investigación anticorrupción

Michel Temer se entregó a la policía luego de que un tribunal ordenó su arresto por segunda vez en dos meses por acusaciones de corrupción.

EL PERFIL
/
Por EL PERFIL
Escuchar este artículo
Audio generado con inteligencia artificial. Debido a la naturaleza del proceso, pueden presentarse pequeñas variaciones en las pronunciaciones. Para una experiencia óptima, recomendamos revisar el contexto o consultar la transcripción si surgen dudas.

El ex presidente de Brasil, Michel Temer, se entregó a la policía luego de que un tribunal ordenara su arresto por segunda vez en dos meses por acusaciones de corrupción.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Los jueces habían dictaminado anteriormente que el político de 78 años debía regresar a prisión mientras se investiga su papel en el caso Lava Jato.

Los abogados del ex presidente insistieron en que la decisión no tenía fundamento y señalaron que se trata de una “injusticia”, por lo que presentaron una apelación contra la orden de arresto.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Los fiscales, por su parte, argumentaron que creen que Temer era el líder de una presunta organización criminal que recibía abundantes sobornos de los fondos asignados a la construcción de la planta nuclear Angra 3.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

El ex presidente ya había sido arrestado como parte de la misma investigación el 21 de marzo, pero el tribunal lo liberó unos días después.

Los medios brasileños afirman que el político se enfrenta a una investigación sobre al menos diez casos separados, que también tratan el lavado de dinero y el fraude a gran escala en la petrolera estatal Petrobras.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

La caída de Temer se hace irónica por su papel en el derrocamiento de su predecesora, Dilma Rousseff, en 2016. Ella había sido acusada de un mal manejo en los fondos estatales como parte del caso Lava Jato.

En una entrevista el año pasado, Rousseff aseguró que su destitución ascendió a un golpe parlamentario, respaldado por una campaña de desprestigio en los medios de comunicación “propiedad de un puñado de oligarcas”.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

“Ganamos las elecciones cuatro veces seguidas pero, después de la cuarta, decidieron no darnos la más mínima oportunidad de participar en la quinta elección”, explicó.

El antecesor de Rousseff, Luiz Inacio “Lula” da Silva también fue acusado de corrupción y se le ordenó encarcelar el año pasado. En su primera entrevista desde la prisión la semana pasada, Lula, de 73 años de edad, calificó al actual gobierno de “grupo de lunáticos” y “lacayos” de los Estados Unidos.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Brasil fue declarado recientemente “un importante aliado no perteneciente a la OTAN” por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, tras una visita del actual presidente Jair Bolsonaro.

Después de que Temer decidió no buscar la reelección, Lula parecía un contendiente fuerte para la presidencia, hasta que fue encarcelado en abril y, por lo tanto, descalificado para postularse.

Lo último