Este artículo es de hace 4 años

Ni Capitán Cachetada ni Milagros Leiva

El coronavirus es un mal peligroso, enemigos de todos. Los abusivos y las prepotentes terminan siendo cómplices de la pandemia.
Paco Moreno

El capitán del Ejército Christian Cueva Calle, quien perdió el control y abofeteó varias veces a un muchacho malcriado e irresponsable, debe ser amonestado porque incumplió las normas que en ningún lado ordena que los militares pueden golpear a los ciudadanos que incumplen el toque de queda. Pueden intervenirlos, detenerlos y llevarlos a las instancias correspondientes para que sean procesados, si amerita el caso.

Los militares deben imponer su autoridad. No deben abusar de su autoridad. Ahora bien. Eso no significa que, sabiendo que los militares y los policías no pueden usar la violencia, los ciudadanos no deben hacer lo que les dé la gana y zurrarse en el toque de queda, porque no solo ponen el peligro su vida y la de su familia sino de toda la comunidad.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Por esto, por su actitud prepotente y malcriada contra la autoridad la señora Milagros Leiva también merece un castigo ejemplar. Por lo pronto, tiene que pagar una papeleta por desobedecer la orden de una policía que intervino su vehículo en toque de queda y le pidió que le mostrara su licencia de conducir. La autoridad contó: “Se estacionó, la saludé y le pedí sus documentos. Le pedí su licencia y dijo ‘cómo pides mi licencia y no mi permiso para transitar’”. Ahí empezó la vergonzosa discusión callejera como personaje central a Milagros Leiva, quien empezó a llamar a un general de la Fuerza Aérea para amedrentar a los oficiales que la intervenía.

Leiva no tiene perdón ni corona. Debe ser castigada con trabajo comunitario para que aprenda. Se comportó como una petulante sin vergüenza ante gente que está poniendo el pecho en las calles para que el coronavirus no mate a más peruanos. Ella no tiene conciencia de que el coronavirus es peligroso y por eso actúa así y sin mascarilla. Pobre.

Hay que tranquilizarse y vencer al coronavirus en el menor tiempo posible. El presidente Vizcarra confirmó que en el Perú hay 395 infectados, de los cueles  17 están en el hospital. Menos mal no subió de cinco el números los muertos. Los abusivos como Cueva y las altaneras como Leiva están perjudicando la lucha contra el enemigo común que es el coronavirus.

Esta es una columna
El análisis y las expresiones vertidas son propias de su autor/a y no necesariamente reflejan el punto de vista de EL PERFIL
Archivado en
Compartir
Sobre la firma
Avatar photo
Por Paco Moreno Director periodístico de EL PERFIL
Seguir:
Ayacucho, 1977. Estudió Comunicación Social en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde tuvo como maestros a César Lévano, Juan Gargurevich, Manuel Jesús Orbegozo, Óscar Pacheco, Julio Estremadoyro, Ricardo Falla, Sonia Luz Carrillo, Carlos Eduardo Zavaleta, Zenón Depaz, Aurora Bravo y otros grandes docentes. Ha publicado dos libros de periodismo literario, Gente como uno (2011) y Rebelde sin pausa (2016); uno de cuentos, El otro amor de mamá (2012); y una novela, El jinete en la hora cero (2021).
Recibe nuestro contenido en Google News Síguenos en Síguenos en Google News
Suscríbete a nuestro canal de WhatsApp Suscríbete en Suscríbete en WhatsApp