El fenómeno Lescano

Yonhy Lescano aparece de súbito en el tercer lugar de intención de voto en una de las encuestas con mayor prestigio del país. Aquí le contamos su vida: cómo se salvó de morir, cómo llego a la política, de su esposa chilena, su antifujiaprismo.

Un joven Yonhy Lescano, en sus años de uniforme gris y zapatos brillantes, vio una película de su corta vida, en retroceso y muy rápido. Estuvo a punto de morir. Pero lo salvaron de ahogarse, acaso unos compañeros o profesores, en el colegio Leoncio Prado. Ese día, el joven de ojos grandes y frente angosta, asistió a un campeonato en el que participaba su colegio. Vio una piscina y se metió a pesar de no saber nada, confesaría muchos años después.

Ahora, la suerte, acaso la astucia, lo persigue. El exparlamentario, tras meses de campaña política y a un paso de celebrarse las elecciones presidenciales, logra ubicarse en el tercer lugar de intención de voto, según la encuesta del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) y con una tendencia a seguir subiendo. Vio una oportunidad cuando sus oponentes del partido en el que milita, Acción Popular, dieron un paso al costado para dejarlo pasar como la única opción de hospedarse en Palacio de Gobierno. Se volvió a lanzar a una piscina, pero política, y vuelve a salir (o lo sacaron), respirando profundo porque vive en las encuestas.

Lescano apareció en los sondeos de intención de voto como un video viral suyo en Facebook: de súbito, de la nada. Remontó en un par de meses y ahora levanta la frente y ve a lo lejos a Keiko Fujimori, Hernando de Soto, Daniel Urresti y Julio Guzmán: él está adelante. Le pisa los talones a Verónika Mendoza, de Juntos por el Perú. Y George Forsyth, de Victoria Nacional, ya no le queda tan lejos. Escaló en el tercer lugar de la intención de voto con el 7.1% de las preferencias. En las misma encuesta, en octubre, tenía 4.9;  en diciembre bajó a 4.5; pero se disparó en enero.

En los años de terror del Perú, cuando Sendero Luminoso era un lobo hambriento y sanguinario mordiendo las estructuras del país, paramilitares intentaron acabar con la vida de un todavía joven Lescano. En Puno, una jauría voló su carro. De nuevo, creyó que moriría; sin embargo, corrió tan rápido abrazando su vida que logró escabullirse de los aullidos de terror. Así de rápido y oportuno corre Lescano en la nueva encuesta que le dice: los peruanos lo han pensado bien y algunos te quieren sentado en el sillón de Pizarro. Depende de ti.

ORÍGENES

Lescano Ancieta nació en Puno en 1959, y en esa misma provincia cursó sus primeros años de la primaria en una comunidad campesina del distrito de Platería. Más tarde, se trasladó al colegio San Juan Bautista. La mamá del acciónpopulista fue profesora y su padre, sargento de la extinta Guardia Civil. 

Lescano cuenta que su madre tomaba volquetes para regresar a su casa desde el colegio en el que dictaba clases, en una zona rural. Salía entre las 5 y 6 de la tarde. En casa, el niño Yonhy la esperaba preocupado porque los años ya habían pasado por la profesora: recuerda que en ese entonces su madre tendría alrededor de 5 décadas.

Años más tarde, ya en la juventud, Lescano buscó pertenecer a la Marina de Guerra del Perú, acaso con ganas de superar esa anécdota que casi le quita la vida: morir ahogado. Nunca pudo aprender a nadar. Pero no se ahogó en la nada: postuló a la Universidad Católica Santa María de Arequipa y se graduó en 1982. Por su mente se paseó la idea de la diplomacia, pero terminaría como abogado.

¡ES CHILENA!

El acciónpopulista tiene tres hijos con Patricia Contador, chilena y también abogada. La conoció en Santiago de Chile, cuando viajó para seguir una maestría en Derecho Privado. Contador recuerda a Lescano como a alguien interesado en la lectura y amable. Lo conoció en la librería Andrés Bello, de Santiago. Tras el encuentro, intercambiaron contactos y ahí fue cuando empezó la historia de la pareja.

Fue Patricia Contador, quien apoyó al parlamentario cuando apareció una denuncia que le hizo una comunicadora que se sintió acosada por supuestos insistentes mensajes de Lescano a su WhatsApp. Ya superada la bomba que significó el señalamiento en ese entonces, Lescano confiesa que enfrentaron la acusación, apoyándose no solo emocionalmente, sino también como profesionales.

CARRERA POLÍTICA

Fue docente en la universidad Nacional del Altiplano hasta el 2001, cuando tentado por la política, postuló al Congreso con Acción Popular. Lescano intuye que la vocación política se la debe a su bisabuelo Rodolfo Ancieta. “Era teniente coronel del ejército boliviano, le quiso hacer la revolución a Mariano Melgarejo (caudillo militar y presidente boliviano entre 1864 y 1871)”, contó a un diario local.

En las elecciones del 2006, Lescano se apuntó en la alianza electoral denominada Frente de Centro, que acogía a los partidos políticos de Acción Popular, Partido Democrático Somos Perú y la Coordinadora Nacional de Independientes. Los peruanos volvieron a elegirlo como en el 2001. Luego se unió a la coalición de Perú Posible, decisión que lo volvió sentarse en el Congreso.

Lescano se caracteriza desde entonces por su crítica constante y directa, sin miramientos, contra Alan García y Keiko Fujimori, quienes tenían un gran poder en la política peruana. Qué internauta no lo recuerda como el congresista de los videos virales, de esos que aparecen en Facebook sin buscarlos, enfrentándose a Mulder y Del Castillo.

VIRAL

Para las elecciones del 2016, Lescano aún no se mudaría del Parlamento. Acción Popular sería esta vez el partido con el que llegaría a reelegirse. De esa época, muchos lo recuerdan por sus videos virales en Facebook, como en el que critica la fuga a España del exjuez supremo y hermanito César Hinostroza. “El corrupto Hinostroza fugó del país con ayuda de sus socios fujimoristas y apristas. El Gobierno también es responsable”, fue la frase más recordada de aquella intervención em el hemiciclo.

Ese día del viral, EL PERFIL lo llamó para conocer más sobre su postura furibunda en el Parlamento y sus ansias de que se vayan todos como anunciando la desintegración del Congreso por Vizcarra. Con la voz afónica, dijo que mantenía su postura. Que él también se iría. Había desaparecido la voz entre aguda y ronca con la que contestaba el celular, pero ganó algunos simpatizantes que, acaso, no lo conocían.

Lescano vuelve a reaparecer en las redes sociales asombradas por su ascenso en las encuestas. Ahora no es viral en Facebook, pero sí parece contagiar la mente del electorado peruano. No se opone al cambio de Constitución, dice que quiere reinstaurar la honradez y guarda largas distancias con el breve Manuel Merino de Lama. “Ama qella, ama sua y ama llulla, decían los incas. Esa es la primerísima propuesta”, sostiene. Advierte también que defenderá los recursos naturales del país, si llega a ser presidente. ¿Cuál será el motivo por el que se acerca a la presidencia del Perú?  

También lee

Lo más leído

Más de

Lo último