Miércoles, 10 de Agosto de 2022
14.9 C
Lima
Miércoles, 10 de Agosto de 2022
14.9 C
Lima

“Hay que salir del mito y el fetiche de la unidad de las izquierdas”

El congresista y líder del Frente Amplio cuestiona el electorerismo de las izquierdas y muestra sus diferencias con Juntos por el Perú y Verónika Mendoza.

Contrariamente a lo que se escucha de la mayoría de dirigentes de izquierda, la unidad de la izquierda es vista por Marco Arana de otra manera. El congresista y líder del Frente Amplio habla del papel de la izquierda en el último proceso electoral y las posibilidades de cualquier coalición para el 2021.

—¿Cuál es su lectura de las elecciones del pasado domingo?

—En medio de la crisis política y el desánimo que ha habido durante la campaña, ha sido positivo que la ciudadanía haya ido a votar. Si uno mira la cantidad de votos viciados, nulos y blancos, en algunos casos llegan a 35 y 40%; eso expresa que mucha gente va a votar en contra de un sistema que no le está dando credibilidad.

—¿Qué le parecieron los resultados para la izquierda?

—También es importante que hayamos tenido victorias claras en regiones como Puno, Junín, Moquegua y en otras localidades como Cocrachacra en Arequipa, que son lugares donde los temas de derechos humanos, derechos ambientales y los efectos perversos del modelo económico neoliberal se sienten fuertemente. Ahí ha habido importante victorias de organizaciones regionales locales o del Frente Amplio.

—¿Frente Amplio ganó en varias localidades del país?

—Frente Amplio ganó en 21 distritos con candidaturas propias y dos que están por confirmar. Varias de ellas en provincias altas del Cusco, en el valle del Tambo, en Cocrachacra y una en Jaén. Para el Frente Amplio fue importante haber mantenido su bolsón de electores de izquierda.

—¿En Lima?

—Incluso en Lima, el porcentaje de votos válidos emitidos es ligeramente superior a los obtenidos en el 2016 para la Municipalidad de Lima Metropolitana.

—El Frente Amplio presentó como candidato a Enrique Fernández y sacó más votos que Juntos por el Perú, ¿su organización lo podría postular para el 2021?

—Lima es la plaza electoral más adversa para las organizaciones de izquierda y más aún tras la debacle de la gestión de Susana Villarán y las acusaciones de corrupción en su contra. La votación en favor de Enrique Fernández es mayor que la obtenida por Marisa Glave, quien fue la congresista más votada en Lima. Esto confirma la existencia de un electorado que confía en la izquierda y se siente identificada con ella.

—¿Postularán a “Cochero” para el Congreso o quizá para integrar la plancha presidencial?

—Influye mucho el carisma personal de “Cochero”; eso tiene que ver con la experiencia y con un mensaje de humildad, sencillez y cercanía con la gente que hace que “Cochero” tenga una significación mucho más visible dentro de la construcción del Frente Amplio, sea para las listas congresales o las planchas presidenciales.

—Muchos sostienen que los principales derrotados fueron el fujimorismo y el aprismo.

—Sí, de los partidos nacionales que más listas presentaron fueron Acción Popular, Alianza para el Progreso y el tercero ha sido el Frente Amplio, que inscribió 466 listas a nivel nacional. El fujimorismo inicialmente no se presentó como fuerza política nacional pero no hay que perder de vista que a veces ha presentado bajo otras caretas como en Cajamarca. También están presentes en el Vraem, lugar de producción de coca, de alta conflictividad y de corrupción. Entiendo que ahí tendría un alcalde suyo y habría que vínculos tienen con el gobernador regional de Ucayali que tiene muchas denuncias e investigaciones por tala ilegal. Como partido con membrete han sido derrotados pero hay que ver en que zonas sensibles se han enmascarado.

—En Cajamarca perdió la izquierda cuando el Movimiento de Afirmación Social (MAS) era el principal referente ¿qué pasó?

—Un factor es el desgaste de la gestión pues el MAS tiene ocho años; otro es las graves denuncias de corrupción; recordemos que varios funcionarios del gobierno regional de Cajamarca, incluso el propio Gregorio Santos, tienen juicios pendientes sobre temas de corrupción. Otro es la manera como condujeron el proceso electoral ya que el MAS era la agrupación con más logística y la población ve esto con mucha desconfianza; hubo mucho exceso de publicidad. Para la izquierda, tanto despliegue logístico se convierte en un bumerán ya que nos caracterizamos por las campañas austeras.

—¿Para el 2021 hay la posibilidad de una gran alianza con otras fuerzas de izquierda?

—Creo que hay que salir del mito y el fetiche de la unidad de las izquierdas. Siempre que se ha hablado de unidad, lo que ha pasado es más división y eso ha sido recurrente en los últimos 20 años. La unidad no se puede plantear, como lo escribió muy bien César Lévano, sobre el electorerismo de las izquierdas.

—¿Cuestiona la posibilidad de la unidad de las izquierdas?

—Sí se necesita una unidad amplia de izquierdas; eso ninguna fuerza políticas podría negar la importancia de coaliciones mayores para asegurar una victoria electoral y para llegar a ser gobierno. Pero salgamos de ese tipo de fetichismo de la unidad de izquierda. Si uno mira los resultados electorales, el Frente Amplio mantiene su representación a pesar de la ruptura. Nuestro mensaje es que sí se puede mantener un respaldo electoral sin ese proceso unitario que ahora lo hace Juntos por el Perú y que lucha por el tema de la defensa de los peajes.

—¿Hay diferencias con JP?

—La izquierda en Lima no puede defender el tema de los peajes. Hay un tema que tiene que ver con cuestiones programáticas y una coalición de izquierda en las cuales algunos piensan que la privatización de las vías públicas es una solución y esa es una solución de derecha. Otro tema: la lucha frontal contra la corrupción y la vacancia de PPK. Una izquierda que huye del Parlamento y otra que se planta firme… esos temas tienen que ser debatidos ahora.

—¿Pero usted está descartando la unidad de izquierda como se ha estado dando?

—Hay que ver el proceso de victorias en Moquegua, Junín y Puno como un elemento de unidad que tiene que ver no como una unidad en las cúpulas y a puertas cerradas sino como el respaldo popular que se le da a determinados liderazgos. Yo creo que el frente Amplio, con la mayor humildad, tiene que hablar de ese proceso de unidad pero no esa unidad que junta para luego pulverizar; esa no va más; esa que erráticamente ha venido destruyendo la izquierda y va por cupos electorales y termina muy pragmáticamente alineándose detrás del mal menor.

—¿La unidad solo con fines electorales?

—Nosotros no vamos a ser más los cargadores de alternativas políticas solamente de carácter electoral. El destino de la izquierda es afirmarse con sus propios liderazgos y su propio programa.

—Verónika Mendoza no ha podido recolectar las firmas requeridas y por lo tanto Nuevo Perú no podrá inscribirse, ¿cree que ella es la candidata natural de la izquierda?

—No hay candidatos naturales; ese es un error hasta sociológico. Las candidaturas son construcciones sociales y fruto de acuerdos políticos. Verónika fue fruto de una elección sin tener partido político dentro del Frente Amplio. Los resultados electorales a veces emborrachan y se piensa que uno ha nacido para ser presidente… no.

—Ella critica que la valla electoral es muy alta

—Verónika, siendo congresista del Partido Nacionalista, fue la que votó para se suba la valla a 4% de firmas y ahora dicen que esa ley está hecha para excluirla. Su bancada debería presentar una iniciativa legislativa para que la valla baje. No hay una correlación entre la hora de gloria en un proceso electoral y la posibilidad de enganchar con el respaldo ciudadano. ¿Si uno obtuvo tres millones de votos no puede obtener un millón y medio de firmas? Habría que ver cómo procesan sus diferencias internas. Sin duda tienen un espacio ganado y hay que ver cómo hacen uso de ese liderazgo en estos momentos… corriéndose del hemiciclo y rechazando la vacancia de PPK no es la mejor señal.

—Finalmente, ¿lo tendremos en el 2021 como candidato?

—Mi partido dijo que va a postular mi candidatura para el 2021; sin embargo, hay procesos.

Archivado en

Te puede interesar

Más leídas

También lee

Últimas noticias