Mark Vito no quiso que le otorgaran el indulto a Alberto Fujimori

El esposo de Keiko fue el encargado de parar las negociaciones por el indulto que se realizaron con el régimen de Ollanta Humala.

Como ocurre en los predios de la mafia cuando se trata de ajustar cuentas, de ese modo Mark Vito Villanella, el cónyuge de Keiko Fujimori, se encargó de bajarle el dedo a su suegro cuando se hacían esfuerzos para otorgarle el indulto durante el gobierno de Ollanta Humala en el año 2013.

Hombre de raíces italianas, Mark Vito sepultó las aspiraciones de libertad de Alberto Fujimori. “Me dijo que no iba el indulto, que pare las negociaciones”, contó el abogado y ahora congresista Roberto Vieria, quien participó en las conversaciones secretas que se realizaron con el gobierno de Humala para indultar al expresidente.

Mark Vito argumentó que el indulto podía interferir con la candidatura presidencial de su esposa, por lo que era necesario parar las negociaciones. La decisión fue un golpe severo para la salud emocional del exdictador.

En una vista al penal, Vieira le contó lo que había pasado, aunque no le dijo con quien había conversado. “Le dije al presidente Fujimori que lamentablemente ya no iba la negociación… no quise ser tan crudo en decirle que era su yerno porque iba a pensar también que podía ser su hija. Le manifesté que era del entorno de Keiko”.

LLORÓ

“Lo vi llorar de impotencia… obviamente no lloró de manera expresiva, pero vi correr una lágrima por su mejilla”, contó el congresista, que además reveló que Kenji también conoce la historia. Un punto más para la animadversión entre los dos hermanos.

Hombre de perfil bajo, la participación de Mark Vito Villanella en la sociedad conyugal era intrascendente hasta que pasó a ser investigado por lavado de activos luego que se revelara que se dedicaba a la compra de terrenos en Chilca.

Entonces comenzaron a aparecer datos familiares no muy gratos. Informes periodísticos dieron cuenta que Joseph Villanella, padre de Mark y suegro de Keiko, fue detenido por las autoridades federales norteamericanas bajo la acusación del delito de evasión de impuestos, en junio del 2000. Junto con él fueron arrestados sus hermanos Anthony Jr. y Concetta Villanella, y el esposo de ésta, Dante Ricciardi.

Todos eran directivos de un negocio familiar: Empire Cold Type Composition Corp., una empresa dedicada al negocio de la composición tipográfica, con sede en Manhattan, Nueva York. El monto de dinero no declarado alcanzaba la cifra de US$ 244 mil 405.

Los cuatro acusados, incluido Joseph Villanella Jr., recibieron una condena de tres años de libertad vigilada, así como impedimento de salida del país por el mismo periodo y el pago de una multa.

NEGOCIACIONES

El tema del indulto es un tema sensible para Fujimori desde que fuera condenado. De allí que tuviera una creciente expectativa, a medida que avanzaban las negociaciones, en la primera de las cuales habría participado Isaac Humala, padre del expresidente Ollanta. En la reunión, el patriarca planteó la posibilidad de que su hijo indulte al reo, debido a sus problemas de salud. Esto fue confirmado en una segunda reunión.

“Para las negociaciones, Ollanta Humala eligió como emisario a su hermano Ulises y del otro lado, tenía que definirlo el expresidente y lo busqué. Nombró a su hermano Santiago para que sea el interlocutor. Cuando se iba a dar la reunión entre ambas partes recibo una llamada de una persona del entorno cercano a Keiko”, recordó Vieira.

El ahora congresista dijo que tras la llamada asistió a La Tiendecita Blanca, en Miraflores, donde esperaba reunirse con Keiko; pero el que apareció fue Mark Vito que le preguntó por su asistencia a la Diroes y su reunión con Fujimori. El abogado le contó entonces sobre las negociaciones en las que participaba con el entornó de Ollanta Humala.

Al escuchar sus palabras, Mark Vito se quedó en silencio. “Pensé que me iba a mostrar una alegría, pero se quedó dubitativo”. Después vendría una llamada que cancelaba todo. De ese modo concluyó el pedido de indulto que en 2012 presentaron los cuatro hermanos Fujimori: Keiko, Kenji, Sachi e Hiro. En junio del 2013, Ollanta Humala, denegó el pedido luego de que la Comisión de Gracias Presidenciales indicara que el exmandatario no padecía de una enfermedad terminal.

Tras sus explosivas declaraciones, Vieira retó al esposo de Keiko a desmentirlo. “Que lo desmienta el señor Mark Vito. Y si alguien duda, yo invito al señor Vito a que vaya a un polígrafo”, dijo.

LO ARCHIVÓ

En el 2017 el congresista Vieira presentó un proyecto de ley para beneficiar con arresto domiciliario a mayores de 75 años con enfermedades graves y que hubieran cumplido parte de su condena. La norma apuntaba a beneficiar a Fujimori, pero el proyecto no obtuvo la votación de Fuerza Popular y fue archivada.

Enlaces patrocinados
Todavía no leíste
Total
0
Compartir