Super Bowel LVI

Embestida de carnero

La entrega 56 del Super Bowl coronó a Los Angeles Rams como los flamantes campeones de la NFL, por segunda vez en su historia.

Tuvieron que transcurrir 22 años para que los Rams logren, por segunda vez, dar el grito de gloria en el Gran Juego. Un 23-20 les sirvió para derrotar a los Cincinnati Bengals, luego de un vibrante y emocionante encuentro en el SoFi Stadium.
Los liderados por Aaron Donald salieron al campo, conscientes de que enfrentaban al equipo revelación de la NFL. En cuatro intensos períodos, sacaron los cuernos para embestir a los mordaces Bengalíes de Joe Burrow, quienes, en frecuentes ocasiones, no dudaron en soltar el zarpazo.

Primer Cuarto: El juego arrancó con endebles ataques de Cincinnati, todos neutralizados por una Muralla Carnera. Cuando a los Rams les tocaron asumir la ofensiva, no dudaron. Con una astuta jugada de Matthew Stafford, el receptor Beckham Jr. puso el primer touchdown. Los Bengals intentaron entrar a zona roja, pero fueron abatidos por la defensa de Jalen Ramsey, apenas concretaron un gol de campo. El primer cuarto culminó 7-3 a favor de los californianos.

Segundo Cuarto: El cuadro de Sean McVay no cesó en la intensidad, y con otro preciso pase del quarterback Stafford, Cooper Kupp colocó el segundo touchdown de los Rams. En la jugada del punto extra, el cuadro bengalí robó el ovoide para construir, desde el fondo, un nuevo ataque que le dio frutos. Joe Mixon fue el encargado de lanzar el pase a Tee Higgins para la primera anotación de la escuadra de Ohio. La segunda parte terminó 13-10 con los Rams por delante.

Tercer Cuarto: En los primeros 12 segundos, arribó el frenesí en el SoFi Stadium. Gracias a un increíble pase largo de Burrow a Higgins, los Bengals remontaron 17-13. La presión felina seguía, y convirtieron tres puntos más con un nuevo gol de campo. Los dirigidos por Sean McVay hicieron lo propio, y redujeron la ventaja a cuatro puntos. El tercer segmento dejó un 20 – 16 para Cincinnati.

Último Cuarto: El período final se tornó muy tenso. Una lesión de Burrow preocupó a la hinchada cincinnatiana. El conjunto californiano aprovechó en asediar a unos inofensivos Bengalíes. Ya se había marcado un punto de inflexión, y tras constantes intentos, y a falta de un minuto, los Rams voltearon el juego 23-20.

Los Bengals, sumidos en el desespero, intentaron empatar como sea, pero el reloj les jugaba en contra. Desplegaron todas sus líneas para lograr anotar el ansiado touchdown, y vaya que lo estaban logrando. Lastimosamente, para los intereses felinos, apareció Aaron Donald para interceder el último ataque de Joe Burrow, y así establecer el momento cumbre del Super Bowl LVI. Los Angeles Rams se habían hecho con el trofeo, con esa embestida de carnero consiguieron su segunda corona.

La táctica Ram: McVay sabía de antemano, que frente a un incisivo ataque del rival, su sólida línea defensiva tenía que imponerse. Aaron Donald, Von Miller, Leonard Floyd y Jalen Ramsey entendieron muy bien la consigna.

Es innegable que los Bengals poseen también un admirable bloque defensivo, como en el caso de Sam Hubbard y Trayvon Henderson, sin embargo, los Carneros, eran superiores en talento, experiencia y nombres.

En siete oportunidades, el escurridizo quarterback bengalí, Joe Burrow, fue capturado por Aaron Donald y compañía, quienes se hicieron cargo de propinar la embestida de carnero en los momentos más importantes.

La senda del Carnero: Luego de un gran paso en la Temporada Regular, los Rams iniciaron su camino en los Play Offs aplastando, de local, 34 – 11 a unos limitados Arizona Cardinals por la Wild Card.

La prueba de fuego de los Carneros llegó con el choque ante los Tampa Bay Buccaneers (los vigentes campeones) en la Ronda Divisional. En lo que parecía ser otra histórica remontada de Tom Brady, los Rams sacaron los cuernos para liquidar las esperanzas de TB12 con un gol de campo en los últimos cuatro segundos, triunfando 30-27.

La final de la Conferencia Nacional citó a dos franquicias de California en un ajustado partido. En el último cuarto, los San Francisco 49ers de Jimmy Garoppolo estaban cerca de voltearle el partido a Los Angeles Rams, pero una mala salida del mencionado quarterback le permitió a los Carneros llevarse la victoria por 20-17. El SoFi Stadium atestiguó cómo el combinado del entrenador Sean McVay consiguió su boleto al Super Bowl, el cual iba a tomar lugar en ese mismo recinto.

No tomes al Carnero por las astas: A un carnero le bastan lucirse con dos fulgurantes cuernos para intimidar al enemigo, y sí que lo hizo. Matthew Stafford y Aaron Donald fueron los dos elementos clave para consagrar esta campaña con el magno galardón de la NFL.

Stafford, el mariscal de campo que, durante su recorrido en la temporada regular, mostró un carácter dubitativo, pues entregaba demasiados balones a los defensores rivales. Su redención llegó en los Play Offs, derrotando a los Cardinals, Buccaneers y 49ers, con maravillosas actuaciones.

Donald. No hay contendiente más temible para un corredor, liniero o quarterback, que el corpulento defensor de 1.85 metros. Desde la temporada regular, se mostró como una muralla impenetrable. Lo acontecido en el Super Bowl LVI deja en claro la constancia y perseverancia de esta superestrella.

Una victoria que se tomó su tiempo: En 86 años de fundación, los Rams conquistan su segundo trofeo Vince Lombardi. Los ahora monarcas de la NFL se quitan la espina de aquella derrota frente a los Patriots de Brady en las ediciones N°36 y N°53 del Gran Tazón.

El Super Bowl LVI congregó a más de 70 000 aficionados en el SoFi Stadium para presenciar una maravillosa e inolvidable contienda entre unos Bengalíes que salieron de caza, pero no pudieron dar el zarpazo, pues en frente tenían a los imparables Rams, quienes terminaron de consumar una embestida de carnero. El recuerdo de lo acontecido un 13 de febrero del 2022 perdurará eternamente en la memoria de la afición de Los Angeles Rams.

También lee

Lo más leído

Más de

Lo último