Este artículo es de hace 5 años

Ayer y hoy: radio, TV y prejuicios que se evaporan

En una oportunidad la súper diva de la televisión argentina Mirtha Legrand preguntó a sus invitadas, todas ellas esposas de famosos deportistas, cuáles eran las cábalas de sus maridos. La señora de Roberto De Vicenzo, célebre golfista, afirmó que su marido le hacía besar las pelotas antes de cada partido.
Guillermo Giacosa

La palabra “condón” en la radiofonía argentina allá por las décadas del sesenta y el setenta implicaba una sanción memorable. Supongo que en el Perú, en aquellos tiempos ocurría lo mismo. La radio y luego la televisión trataban de practicar un lenguaje donde cada periodista o locutor se autocensuraba al extremo de dar mil rodeos para explicar cualquier hecho que pudiera tener evocaciones ligera o indirectamente eróticas.

En una oportunidad la súper diva de la televisión argentina Mirtha Legrand preguntó a sus invitadas, todas ellas esposas de famosos deportistas, cuáles eran las cábalas de sus maridos. La señora de Roberto De Vicenzo, célebre golfista, afirmó que su marido le hacía besar las pelotas antes de cada partido.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Mirtha Legrand azorada, e interpretando según sus preocupaciones más íntimas, le dijo. “¡Señora, estamos al aire!” y luego pataplum se cortó el programa y la diva soportó una larga suspensión y muchas críticas.

No es difícil imaginar la avalancha de burlas que se hubiese producido en aquel entones si hubiesen existido las intemperantes redes sociales de hoy. Demás está decir que De Vicenzo hacía besar las pelotas del golf a su cónyuge en la convicción que este amoroso gesto le aportaría suerte.

Hoy las cosas aparentemente han cambiado. Por fortuna hemos ido dejando de lado tanta estupidez y, aunque cayendo en algunos excesos, hemos liberado nuestro lenguaje y de esa forma hecho más directa la comunicación.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

No digo que el mensaje de los medios de hoy sea más positivo que el de antaño, simplemente es más directo y más claro, lo que no significa que contribuya, como los programas destinados a radiografiar la farándula o a mostrar la anatomía de las y los jóvenes, a movilizar creativamente nuestras neuronas. Estos programas podrán excitar la sensualidad de los espectadores pero raramente serán capaces de estimular un pensamiento independiente.

¿Hasta cuándo –nos preguntamos- los medios de comunicación seguirán ignorando tan groseramente la responsabilidad social que les corresponde?

Esta es una columna
El análisis y las expresiones vertidas son propias de su autor/a y no necesariamente reflejan el punto de vista de EL PERFIL
Compartir
Sobre la firma
Rosario, Argentina (1942). Ha trabajado más de 30 años en distintos medios de comunicación de Argentina y Perú. Ha sido asesor del director general de la Organización de las Naciones Unidas (UNESCO) en temas de juventud y ha asistido a proyectos en África, Europa y América Latina. Ha publicado los libros Jugar a vivir (2005) y Sábados en familia (2008). Recibió el Premio Peter Berenson de Amnistía Internacional por su defensa a los Derechos Humanos.
Recibe nuestro contenido en Google News Síguenos en Síguenos en Google News
Suscríbete a nuestro canal de WhatsApp Suscríbete en Suscríbete en WhatsApp