Martes, 9 de Agosto de 2022
15.1 C
Lima
Martes, 9 de Agosto de 2022
15.1 C
Lima

Opinión

Paco Moreno
Paco Moreno
Director Periodístico de EL PERFIL. Estudió en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde tuvo como maestros a César Lévano, Juan Gargurevich, Manuel Jesús Orbegozo, Óscar Pacheco, Julio Estremadoyro, Ricardo Falla, Sonia Luz Carrillo, Carlos Eduardo Zavaleta, Zenón Depaz, Aurora Bravo y otros grandes. Publicó dos libros de periodismo literario, "Gente como uno" (2011) y "Rebelde sin pausa" (2016), uno de cuentos, "El otro amor de mamá" (2012), y una novela, "El jinete en la hora cero" (2021).

Salida de Valer es un triunfo ciudadano

Le pedían su renuncia y Castillo se pasó a la derecha. Aprovechó la algarabía por el esfuerzo de la selección para sacar a 10 ministros. Después retrocedió y ahora busca ministros para su cuarto gabinete. Lo que se viene es un humalismo al estilo chotano.

El presidente Pedro Castillo retrocedió en su pretensión de imponer a un premier derechista. Fracasó por la gran reacción ciudadana contra el impresentable Valer. Ahora Castillo busca ministros para formar su cuarto gabinete en apenas seis meses de gobierno.

Estamos ante un presidente sin mayores luces que no sabe cómo cumplir sus promesas electorales. Todo indica que quiere seguir los pasos de Ollanta Humala creyendo que derechizándose calmará las ansias de la derecha más bruta y achora de América Latina.

Sin embargo, la derecha no se calmará y tratará de sacarlo de todas maneras. Antes de Valer, el periodista César Hildebrandt explicó que la renuncia del presidente Pedro Castillo sería un gesto patriótico y que “luego tendrían que seguir unas elecciones limpias y con mejores candidatos, mejor inteligencia ciudadana porque el Perú es, en estos momentos, una desdicha”.

El pedido de renuncia es una medida razonable y saludable para el país por una evidente falta de conducción y porque Castillo dejaba notar un raro blindaje a sectores no solo conservadores, sino manchados de corrupción en sectores como el Ministerio del Interior.

Castillo, en lugar de renunciar, decidió cambiar a 10 ministros y ahora busca otros seguramente vinculados a la derecha. Dejó ir a Mirtha Vásquez y Avelino Guillén. Esto indica que no sabe con quién juntarse o quiere juntarse con lo peor de nuestra política.

Cuando ya era presidente, Ollanta Humala respondía siempre “soy de abajo” cuando le preguntaban si era de izquierda o de derecha. Meses antes, en las elecciones, había usado a la izquierda y como presidente se había puesto la camiseta de la CONFIEP. Cuando a Castillo le hacen la misma pregunta que a Ollanta, el presidente de la República responde casi lo mismo. Él dice soy del pueblo. Hasta en eso Castillo se parece ya a Humala.

Estaría muy bien que Castillo ratifique a Hernando Cevallos en Salud y a Aníbal Torres en Justicia; pero dejar ir a Pedro Francke de Economía, por ejemplo, es un error grave.

Estamos ante un golpe de timón de Castillo. Creo sinceramente que se aleja de sus promesas electorales y se va acomodando con los que siempre han cortado el jamón.

Esta es una columna. El análisis y las expresiones vertidas son propias de su autor/a y no necesariamente reflejan el punto de vista de EL PERFIL.

Más información

Sigue leyendo

También lee

Más noticias