Martes, 9 de Agosto de 2022
14.9 C
Lima
Martes, 9 de Agosto de 2022
14.9 C
Lima

Fujimori y Montesinos compraron casi a toda la prensa con Keiko como primera dama

Casi toda la prensa ahora, sin rubor ni vergüenza, apoya a Keiko Fujimori, presunta jefa de una organización criminal. Ya estamos como en los tiempos de Fujimori y Montesinos.

Sacaron hace poco a Clara Elvira Ospina de América TV para entregar la línea periodística a Keiko Fujimori, quien, según la Fiscalía, es presunta jefa una organización criminal. El fiscal ha pedido para ella 30 años y 10 meses de cárcel.

En el 2011, tomaron toda la línea editorial del grupo El Comercio a favor de la candidatura de Keiko. Fue tan escandaloso que Mario Vargas Llosa pidió que sus artículos, que salían cada 15 días en el “El Comercio, se publicarán en “La República”. A estas alturas, Vargas Llosa debe cambiar de opinión teniendo en cuenta la moderación de Pedro Castillo. Veremos.

En esta campaña, casi toda la prensa tradicional apoya de una manera ofidia a la candidatura de Keiko. Sin vergüenza ni rubor se inclinan ante ella, de tal modo que la opinión pública recuerda los tiempos de Montesinos y Fujimori. Tiempos de los diarios chicha, de la prensa monocorde, ocultadora de la verdad.

Fujimori y Montesinos, con Keiko como primera dama, compraron a los dueños de los medios de comunicación y a muchos periodistas para que apoyaran a una dictadura que robaba, mataba, secuestraba, asesinaba y desaparecía a peruanos y a peruanas. Esto lo sabe bien Vargas Llosa.

Sin libertad de expresión no hay democracia y lo que está pasando en el país es que los seguidores de Keiko han desaparecido, en la práctica, la independencia de los medios de comunicación. Esto es muy grave.

Montesinos, cumpliendo las órdenes de Fujimori, entregaba cerros de dólares a los dueños de los canales en la salita del Servicio de Inteligencia Nacional. Todo está grabado. También les daba cerros de dólares a los dueños de las encuestadoras que ahora apoyan a Keiko. Esto lo sabe muy bien Matilde Pinchi Pinchi, la famosa Mati, quien fue durante años, una de las mujeres de confianza de Montesinos hasta que este la traicionó. Keiko es aún candidata y ya estamos como en el tiempo de la dictadura más cruel y asesina de nuestra historia. Keiko se pone la camiseta de todos para confundir. Pero la opinión pública se da cuenta y está saliendo a las calles para combatirla como la combatió en los años 90.

Archivado en

Te puede interesar

Más leídas

También lee

Últimas noticias