Este artículo es de hace 3 años

García Márquez nunca quiso que Cien años de soledad llegue a la pantalla grande

A lo largo de su vida, Gabriel García Márquez sostuvo una postura negativa ante la adaptación de su novela cumbre a la pantalla grande, y ahora está en Netflix.
Nicole Suárez Herrera

Netflix compró los derechos para producir la primera versión filmada de la novela más famosa de Gabriel García Márquez, la obra que el fallecido escritor siempre quiso lejos de las pantallas.

El anuncio fue realizado por la compañía de entretenimiento en línea el 6 de marzo del 2019. García Márquez cumplía años el 6 marzo, pero ya había fallecido el 17 de abril del 2014, cinco años antes del anuncio.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

“Netflix ha adquirido los derechos para desarrollar la amada y aclamada novela, considerada una de las obras más importantes del siglo XX, en una serie original en español”, señaló la empresa en un comunicado. Sin embargo, la compañíano mencionó que el escritor había rechazado firmemente, en varias ocasiones, que ese libro llegue a las pantallas.

Francisco Ramos, vicepresidente de originales en español de Netflix, dijo que la compañía había intentado antes obtener los derechos de la novela, pero que había encontrado resistencia. Finalmente, fueron sus hijos los que aceptaron la oferta de la plataforma, pero teniendo como condiciones de que se rodara en Colombia, con actores latinoamericanos y en español.

En una columna escrita en 1982 por el propio García Márquez, luego de haber recibido y rechazado millonarias ofertas para llevar su obra al cine, afirmó: “Mi deseo es que la comunicación con mis lectores sea directa, mediante las letras que yo escribo para ellos, de modo que ellos se imaginen a los personajes como quieran, y no con la cara prestada de un actor en la pantalla”.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

En 1989, el escritor colombiano Gabriel García Márquez declaró al diario norteamericano The Yew York Times, que jamás permitiría que Cien años de soledad sea llevada al cine, porque el libro es una parte integrante de la vida cotidiana de América Latina.

García Márquez señaló que los lectores de la novela, imaginan a los personajes como quieren, y si la historia fuese reflejada en la pantalla grande destruiría esa ilusión, y ese margen de creatividad.

En una entrevista radial para Radio Caracol, en 1991, explicó sus razones para que su novela no se convierta en película.

“La razón por la cual no quiero que Cien años de soledad se haga en cine es porque la novela, a diferencia del cine, deja al lector un margen de creación que le permite imaginarse a los personajes, a los ambientes y a las situaciones como ellos creen que es. Y entonces cuando ven a un personaje que le parece a un tío, y hay una señora que es exactamente igual a una señora que ellos conocieron cuando eran niños o que conocieron la semana pasada. O al revés, un día encuentran a una persona que les parece exactamente igual a Úrsula Iguarán. Y en esa forma van pegando caras y van pegando lugares y ellos reconstruyendo la novela dentro de su imaginación y hace una novela para ellos. Ahora, en cine eso no se puede. Porque en el cine la cara es la cara que tú estás viendo, las imágenes de tal manera impositiva que tú no tienes escapatoria, no te deja la mínima posibilidad de creación. Por qué te está diciendo todo como es, con una plasticidad, una perentoriedad que no te escapas. Entonces prefiero que mis lectores sigan imaginándose mis personajes como sus tíos y sus amigos, y no se queden totalmente condicionados a lo que vieron en la pantalla”.

García Márquez rechazó múltiples veces la intención de llevar Cien años de soledad, una de sus grandes obras, al cine. Incluso, en la década de los 70, el director Anthony Quinn intentó convencerlo ofreciéndole un millón de dólares, oferta que el colombiano rechazó.

El 8 de diciembre, en una de las sesiones de la octava edición del Festival Gabo, desarrollado de manera virtual, Rodrigo García Barcha, hijo del novelista y productor de la serie junto a su hermano Gonzalo, mencionó que Cien años de soledad, es “difícil de adaptar”. Sobre todo, porque su padre nunca se vio con la necesidad de hacerlo cuando estuvo vivo.

“Todo libro es difícil de adaptar”, “Gabo, en sus novelas, tiene muy poco diálogo. Ycuando hablan de sus personajes, lo hacen de forma muy contundente, lapidaria y poética. Y el cine no aguanta eso. No pueden estar todos hablando como si fueran dioses”, agregó el cineasta.

Según dijo, la adaptación de Cien años de soledad en Netflix,tendrá algunos cambios arriesgados en el guion, pero aseguró que “no serán alarmantes”. También, se supo que los primeros capítulos fueron escritos por el guionista puertorriqueño José Rivera, quien sumó cambios que podrían alterar la visión que tienen los lectores del libro.

El hijo de García Márquez no dio una fecha exacta, pero, al parecer, Cien años de soledad en Netflix se estrenará el próximo año. Se supo que esta gran apuesta de la plataforma de televisión a demanda tendría tres temporadas, con una duración de 20 horas.

Compartir
Recibe nuestro contenido en Google News Síguenos en Síguenos en Google News
Suscríbete a nuestro canal de WhatsApp Suscríbete en Suscríbete en WhatsApp