“Se han metido con la generación equivocada”

Jóvenes dan una lección de hidalguía en todos los rincones de la patria. El Perú se levanta contra el golpe de Manuel Merino.
Nueva constitucion o nada

El jueves 13 en el Perú, a pesar de la pandemia, a pesar de los ternas, a pesar del miedo que trata de infundir el gobierno usurpador, millones de peruanos, con el corazón indignado, salieron a las calles en costa, sierra y selva a gritar a viva voz que es urgente una patria nueva, que debe irse Merino, que este no es el presidente, que es necesaria una nueva Constitución.

Jóvenes de todos los tamaños y todos los colores, de todos los barrios y de todas las universidades, de los institutos, de los colectivos, jóvenes que no han podido estudiar por falta de dinero, los que estudian por hacer de esta una sociedad mejor, salieron a las calles a decirnos que pertenecen a una generación que no se deja engañar, que son integrantes de una generación nueva y valiente, que quieren un Perú libre de corrupción, libre de ignorancia. “Se han metido con la generación equivocada”, exclamaban los carteles en las manifestaciones en calles y plazas de todo el país.

Es evidente que la juventud de hoy, la de las redes sociales, los conectados con el mundo, los nativos digitales, los niños que nos vieron marchar contra la dictadura de Fujimori y Montesinos, saben que se pueden cambiar las cosas si hay organización, unidad, voluntad y valentía. Saben ellos lo que pueden lograr teniendo en cuenta que, en Chile, los estudiantes secundarios sacudieron al país del sur y movieron hasta a los más incrédulos y lograron cambiar la constitución de Pinochet.

Los jóvenes de hoy saben que algunos miserables salieron a marchar solo porque está bien para el “márquetin”; saben también que en este país hermoso sí hay verdaderos artistas que se han forjado en la lucha y que su voz es importante. 

Nueva constitucion o nada portada 1
“se han metido con la generación equivocada” 7

Los jóvenes de hoy detestan la pelea por la prebenda y la falta de unidad en los sectores que hablan de cambios urgentes, repudian al corrupto y también a ese apolítico idiota que cree que la protesta es violencia, a ese comechado que siempre ha vivido de las migajas del poder y ha aplaudido a la dictadura, a ese engendro de conducta rectilínea como Sheput. 

El nuevo gabinete representa al pasado que esta lucha, que recién comienza, debe enterrar para siempre. No podemos entrar al Bicentenario con Merino a la cabeza del Gobierno, y con la Constitución hecha por Fujimori y Montesinos mientras los tanques asustaban a los demócratas de entonces y Ántero Flores-Araoz tragaba, mientras ayudaba a la dictadura.

Los jóvenes de hoy quieren un país libre, con una economía sin trampas y a favor de la mayoría y no de los malos empresarios, de los lavadores de activos, de los narcotraficantes, de los que no pagan impuestos, de los que les dan millones a Keiko Fujimori y a los otros para que gobiernen para ellos cuando ganen las elecciones.  Quieren un país valiente y generoso donde haya igualdad de derechos para todos y todas, un país que respete el medio ambiente y compita de igual a igual con sus pares sin explotación.

Los jóvenes de hoy quieren una nueva Constitución y enterrar aquella que ha permitido que sus padres trabajen más de 12 horas por sueldos míseros, aquella que permite la explotación masiva mientras los más ricos se hacen más ricos. Los jóvenes no olvidan a los que murieron calcinados en la galería Nicolini; no olvidan cómo murieron aquella madrugada Alexandra y Gabriel en la sede de McDonald’s del cruce de las avenidas La Marina y Universitaria, después de un trabajo extenuante.

La lucha empezó aquel lunes infausto en que Manuel Merino contó 105 votos en el Congreso y convocó a una juramentación para ponerse la banda presidencial al día siguiente y permitir que una pandilla de plata como cancha y remanentes del fujiaprismo ingresen a Palacio de Gobierno.

La lucha no terminó el jueves por la noche. La lucha por un país mejor está empezando y el futuro lo están construyendo los jóvenes que exclaman: “Se han metido con la generación equivocada”.

Enlaces patrocinados
Todavía no leíste
Total
13
Compartir