“Soul”: El concepto de la vida luego de Pixar y de la pandemia

No se trata de un gran propósito, sino disfrutar de los pequeños detalles de la vida. Eso nos recuerda Disney en su última película: "Soul".

La película producida por Pixar, “Soul”, cerró el año 2020 con su estreno en la plataforma Disney+. El director, guionista y productor Pete Docter, conocido por dirigir las películas animadas como Monsters Inc., Intensamente y Up, fue el encargado también de dirigir este film que, como está acostumbrado Pixar, juega no solo con las mentes de los niños, sino también el de los adultos.

“Soul”, traducido al español como “alma”, narra la historia de Joe Gardner. Él es un profesor de música y sueña convertirse en un gran exponente del jazz, pero cuando se le presenta la oportunidad de tocar junto a una reconocida saxofonista, a quien admira, le llega la muerte.

 Cae del puente hacia el llamado “gran después”, es decir, la muerte definitiva, y llega al “gran antes” donde las almas, quienes están por nacer, aprenden sus dones antes de ir a la Tierra. Es ahí, donde empieza su viaje y lucha por volver a la vida con “22”, un alma difícil de inspirar para encontrar su “chispa”.

Al ver el tráiler, pensé que se trataría de una animación basada en la importancia de la música y sus géneros. Si bien, la película tiene recursos musicales como la buena banda sonora y el jazz, como el propósito de la vida de Joe, a todo esto, le quita el protagonismo la filosofía con el sentido de la vida, y talvez muchos caigan en una crisis existencial.

Joe es la representación animada de quienes creen que el propósito de la vida está relacionado con el talento o un logro. Pero, no todo en la vida se trata de un gran propósito sino disfrutar de los pequeños detalles. Así nos muestra “22” en su corto paseo por la Tierra. Lo simple de la vida como caminar, conversar, saborear una pizza, disfrutar del aire y la naturaleza es la “chispa” que esta pequeña alma necesitaba para tener su pase a la Tierra. Gracias a ella, Joe comprende que “la chispa no es un talento, es una forma de vivir”.

Los 100 minutos de “Soul” nos recuerda lo que ya sabíamos: hay cosas más importantes, bellas y simples para disfrutar lo que nos queda de vida. La pandemia obligo a muchos a tener esta idea en la mente, con la cifra más lamentable de muertes en la historia peruana. Los sobrevivientes de este virus, a puertas del Bicentenario, aprendieron más que años anteriores, a reinventarse, a ser empáticos, a darle importancia a la salud y a la familia porque a partir de esta película y de la pandemia, la vida tiene un nuevo concepto en los humanos, al menos eso espero.

También lee

Lo más leído

Más de

Lo último