Avatar photo
Este artículo es de hace 6 años

Para envidia de Platón

/
Escuchar este artículo
Audio generado con inteligencia artificial. Debido a la naturaleza del proceso, pueden presentarse pequeñas variaciones en las pronunciaciones. Para una experiencia óptima, recomendamos revisar el contexto o consultar la transcripción si surgen dudas.

¡Pobre Alfonso Reyes! De nada valió a este humanista mexicano haber afinado su lectura en griego, en vano tradujo parte de la Ilíada y de poco le sirvió imaginar que –en vez del mero Olimpo– el Popocatépetl fuese el volcán de verano de los dioses helenos: nadie, nunca, invitó a Reyes al Banquete de Platón. A don Alfonso lo vetó su fino escepticismo. En aquel banquete se habría sonreído por los cuentos delirantes de Platón, los que a veces parecen una pesadilla de Salvador Dalí soñaba por Tim Burton.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

El diálogo del Banquete trata del amor, pero también surge un pariente intruso: el sexo. Los invitados están a placer; el vino (aguado, al helénico estilo) corre cual las malas noticias en Wall Street; unos y otros disertan sobre el amor hasta que habla el comediógrafo Aristófenes.

Este relata entonces uno de los mitos más célebres de la filosofía: cómo se separaron los sexos en el ser humano. Su historia es de espanto. Cuenta Aristófanes que, inillo tempore, en aquel tiempo, hubo tres tipos de humanos: seres discoides unidos por la espalda, con cuatro piernas y cuatro brazos, y con una cabeza de dos caras. Estos deliria trementia de la metafísica se componían de dos hombres, de dos mujeres, o de un hombre y una mujer. Por soberbios, Zeus los cortó verticalmente; desde entonces, cada mitad se busca, y esta búsqueda es el amor.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Alfonso Reyes no fue el banquete, mas escribe sobre los cuentos urdidos por Platón: son solo mitos que ese ateniense inventó para explicarse y para mostrar los usos de la fábula como apoyo del pensamiento (Mitología griega, I, 4).

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Los mitos no son ciencia, mas la ciencia postula explicaciones que también asombran como mitos. ¿Cómo aparecieron los sexos? El biólogo español Jorge Wagensberg propone: in illo tempore, dos células de alga se encontraron; una intentó comerse a la otra, mas solo lo hizo a medias; pero ambas unieron su información genética y crearon otra célula, hija. El padre y la madre (La semicomedora) se separaron y este proceso se repitió, se complicó hasta derivar en sexos (El gozo intelectual, cap. 19). ¿Qué habría dicho Platón de esta hipótesis? La envidia lo tendría aún pensando.

Archivado en
Esta es una columna
El análisis y las expresiones vertidas son propias de su autor/a y no necesariamente reflejan el punto de vista de EL PERFIL
Sobre la firma
Estudió Historia en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Es miembro correspondiente de la Academia Peruana de la Lengua. Reside en Costa Rica y trabaja en el diario La Nación desde 1994. En 2020 publicó Otras disquisiciones, un libro que recopila sus artículos referidos al uso del lenguaje.
Lo último