Mastodon
Este artículo es de hace 4 años

Televidente: te quieren controlar, te quieren adiestrar

Sartori y hasta el Grupo Río alertan sobre la televisión, un bien codiciado por los que dejan la cuarentena por un momento.

Escuchar este artículo
Audio generado con inteligencia artificial. Debido a la naturaleza del proceso, pueden presentarse pequeñas variaciones en las pronunciaciones. Para una experiencia óptima, recomendamos revisar el contexto o consultar la transcripción si surgen dudas.

El italiano Giovanni Sartori en su gran ensayo sobre la sociedad teledirigida explica la adherencia del ser humano al invento de los años 20: la televisión. Así, hace 35 años, la banda más influyente del rock peruano, Río, nos reafirmaba el dominio de este aparato sobre un homo sapiens convertido ahora en homo videns. 

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

“Te quieren controlar, te quieren adiestrar”, se dejan leer las líneas de la canción que fue el boom del fenómeno Rio en la historia del rock peruano. Cucho, Chachi y Pocho Prieto, seudónimos tan curiosos, como aquellos veinteañeros de Pueblo Libre que en un contexto pintado de terrorismo, apagones y coches-bomba se juntaban para hacer música allá por los años 80. Un toque aventurero a este trío autor de “Contéstame” y “La universidad”.

Nos preguntamos qué tan importante es el rol de la televisión que hasta se le componen y dedican canciones. ¿Realmente nos quiere controlar y adiestrar? Cucho Galarza, bajista de Rio, responde así: “Éramos universitarios, escribíamos lo que veíamos y lo que vivíamos”.

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD
Rio - El televidente - Rock Peru

Y es que, desde el invento de aquel aparato, de esa compleja caja que nos informa, que nos distrae por horas, y que se ha adueñado de muchos hogares desde tiempos inmemorables, se pueden establecer puntos determinantes en la historia de la humanidad. Las generaciones están marcadas por inventos. 

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Un milennial no podría disfrutar de una apasionante radio novela, así como un Baby Boomer no podría descubrir lo excitante que es jugar tenis en un Nintendo Wii. 

La televisión se ha vuelto un instrumento necesario más que un aparato decorativo. En una casa podría no haber cocina, pero no falta si quiera una televisión, en diversos tamaños y formas. Desde las antiquísimas, hasta la pantalla LED 55 pulgadas de la marca que se prefiera. 

SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Sartori acertó cuando nos calificó de “homo videns”. Nuestra especie, el homo sapiens, que había desarrollado habilidades y capacidades para su supervivencia, ahora se ve limitado y reducido a un ser que entiende solo lo que ve y escucha. 

Las palabras no han desaparecido, pero sí se están omitiendo, los conceptos se han convertido en imágenes y eso, probablemente, no sea una buena señal. La naturaleza sensorial del humano, en la que lo visual predomina, no puede ser negada ni despojada, sin embargo, está siendo muy facilitada por las nuevas tecnologías. Facilidad que pone en peligro nuestra capacidad de abstracción de ideas y pensamientos. La sociedad del “tele-ver” nos está quitando quizá lo más valioso que hemos desarrollado con años de evolución: nuestro cerebro. Entonces, apaguemos la televisión y dejemos de ser un “televidente, prendido de un televisor”.

Más información sobre
Síguenos en Google News
Esta es una columna
El análisis y las expresiones vertidas son propias de su autor/a y no necesariamente reflejan el punto de vista de EL PERFIL
Avatar de Deyna Cornejo Zárate
Deyna Cornejo Zárate
Redactora de EL PERFIL. Escribe sobre actualidad, cultura e historias de vida.
Lo último
Lo más leído