Cuando Denegri pescó un error del gran Porras sobre Pizarro

El estudio propuesto por el historiador José Antonio del Busto, en su obra Pizarro, reabre una polémica que parecía haberse aquietado.
Uwaaaabjru5erkjggg==

En un intercambio de palabras televisado, a inicios del siglo en curso, Marco Aurelio Denegri recordó una anécdota que involucraba al gran historiador Raúl Porras Barnechea. Aquella noche lo acompañaba el historiador José Antonio del Busto, especialista de la figura de Francisco Pizarro.

En el segundo quinquenio, de la década de 1950, Marco Aurelio Denegri fue alumno de Porras. El doctor Porras, entusiasta de los estudios pizarristas, pidió a sus alumnos trabajar una monografía sobre algún tema de la conquista o de libre elección.

Curiosamente, Porras sugirió a Marco Aurelio desarrollar su escrito sobre los castigos que imponían los incas. Luego de una asidua y dedicada investigación, Denegri presentó su trabajo ante la autoridad del aula. 

Meses después, Denegri le consultó al historiador si había leído su texto. Porras —cuenta Marco Aurelio— tardó en recordar. Al poco tiempo, Porras dijo: “[…] sabrá usted muy bien que los incas no eran solamente crueles sino crudelísimos”. Este superlativo asombró a Denegri. 

Porras murió en 1960 y 18 años después apareció su libro titulado “Pizarro”, obra voluminosa de aproximadamente 700 páginas. En ella, el historiador dice: “Si la alevosía existió por ambos lados, la crueldad que tanto se recrimina a Pizarro fue muy inferior a la que con él pensaban usar sus enemigos”. 

Agrega que los castigos que imponían los incas contra sus adversarios eran crueles porque usaban sus cráneos para beber chicha y con sus pieles fabricaban tambores. Y sigue: “[…] la sentencia que Atahualpa hubiera dictado contra Pizarro en caso de que éste hubiera caído prisionero, […], la cabeza de Pizarro le hubiera servido de vaso”.

Marco Aurelio afirmó que Porras había cometido un error y cayó en el juego del subjuntivo “hubiera”. Sobre la analogía de Porras dijo: “no es dable la comparación de un factum con un proyectum, que por añadidura no sabemos si realmente existió”.

La postura de Porras —en palabras de Denegri— estaba justificada en un sinfín de etcéteras asociadas a su hispanismo. José Antonio del Busto, empero, publicó también su “Pizarro” en dos robustos tomos. El autor sugiere una nueva lectura sobre el tema ya expuesto.

Aclara en su primer tomo, página 18: “Historiar a Francisco Pizarro, […], no es hacer su apología. Es estudiarlo científicamente y escribir su biografía empleando el sentido común y la apreciación serena”. Del Busto en el programa dijo no compartir lo escrito por Porras sobre  “la historia que pudo ser, pero no fue”.

En su texto “Una equivocación de Raúl Porras”, sobre lo formulado por Del Busto, Marco Aurelio argumenta: “[…] las aguas siguen siendo turbulentas, […], y por lo tanto esas declaraciones de quien es hoy, sin duda ninguna, el primer especialista en Pizarro, no están de más”.

Enlaces patrocinados
Todavía no leíste

La novela “Bahía de sal” se publica en Perú

Luego de su exitosa publicación en España y México, ahora llega al país andino uno de los libros que mayor interés ha despertado en crítica y lectores en los últimos años. La editorial peruana Surnumérica lanza la publicación en alianza con el sello español Huso. En 2019 esta misma edición será distribuida en Ecuador, Bolivia, Chile y Colombia.
Total
25
Compartir