Derrumbe en Av. Abancay es obra de informalidad de constructoras y seudosindicatos

Secretario general de la FTCCP demanda sanción para empresarios que ponen en riesgo la vida de los trabajadores.

La búsqueda del obrero José Martín Huerto Garrido, sepultado aparentemente en un derrumbe en la Av. Abancay N°. 982, es el resultado de la proliferación de la informalidad del sector construcción donde empresas o contratistas juegan con la vida de los trabajadores para ahorrarse dinero en el incumplimiento de medidas de seguridad para sus trabajadores.

Así lo afirmó el secretario general de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú, Luis Villanueva Carbajal, quien señaló que existe también una responsabilidad en las autoridades locales por no fiscalizar este tipo de obras que incumplen las medidas mínimas de seguridad.

“El hecho de que esta construcción clandestina se realice cerca al Congreso y a pocas cuadras de la Municipalidad de Lima, Ministerio Público, y la existencia de personal de la policía y serenazgo en toda la ciudad, nos revela el poco interés que las autoridades tienen por la vida de los trabajadores”, afirmó el dirigente sindical.

Villanueva Carbajal recordó que la negligencia empresarial es la principal culpable de la muerte de trabajadores y accidentes discapacitantes, por lo que demandó sanciones efectivas para los contratistas o empresarios que ponen en riesgo la vida de los trabajadores.

“Toda negligencia en obra que implica accidente o muerte no puede pasar desapercibida. Hasta el momento, no se tiene información de fallecidos en el derrumbe en la Av. Abancay, pero la familia de construcción civil ha sufrido la pérdida de muchos trabajadores en obra. Eso solo va a cambiar el día en que se sancione ejemplarmente a quienes ponen en riesgo la vida de los trabajadores”, argumentó.

Advirtió que este hecho demuestra que no se ha hecho lo suficiente para combatir la informalidad y prevenir los siniestros, por lo que hizo un llamado de atención a los municipios locales, gobiernos regionales, personal de serenazgo, personal policial, gobierno central y sus ministerios a evitar estas construcciones clandestinas que son verdaderas bombas de tiempo.

“Las empresas que exponen a los trabajadores a la muerte lo hacen para eludir la responsabilidad de montar un sistema eficiente de seguridad y salud en el trabajo cumpliendo la Ley 29783 y su reglamento, eludiendo el pago de la tabla salarial y sus beneficios para los trabajadores en construcción civil que surgen del convenio colectivo que resuelve cada año la FTCCP con Capeco. Por ahorrarse unos soles, juegan con la vida de las personas”, dijo Luis Villanueva.

Informó que son las empresas amañadas con seudosindicatos las que mayormente presentan este tipo de problemas de falta de seguridad y salud poniendo en peligro no solo la vida de los trabajadores, sino de las personas de viviendas aledañas.

“Si no hay castigo para los malos empresarios, no habrá ningún cambio. El obrero trabaja para ganarse la vida, no para perderla. Si hay muerte o lesiones por negligencia empresarial, eso se condice con la figura de homicidio culposo o lesiones graves, que en el Perú se paga con años de cárcel”, finalizó.

Enlaces patrocinados
Todavía no leíste
Total
7
Compartir